Entrada BIOGRAFÍAS El corazón y el alma de la película Concussion: El patólogo Dr. Omalu MD
El corazón y el alma de la película Concussion: El patólogo Dr. Omalu MD PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por PATRICIA TURNIER MÁSTER EN DERECHO (LL.M) Y CANDIDATA A DOCTORADO EN DERECHO EN 2016   
Domingo 17 de Septiembre de 2017 22:57

El Dr. Bennet Omalu nació en Nigeria durante la guerra civil (donde aprendió a hablar igbo e inglés pidgin). Omalu es el sexto de siete hermanos. Su madre trabajaba como modista mientras que su padre tenía distintos roles. Era ingeniero civil de minas, líder de comunidad en Enugu-Ukwu y director adjunto de minas. Este médico viene de una familia que valora la educación superior. Por ejemplo, su hermana menor hizo un doctorado en Derecho Energético en Escocia.

El Dr. Omalu comenzó la escuela primaria a los tres años y sobresalió sobre los niños mayores de su clase. Aprendió a leer a los tres años, igual que Oprah Winfrey, Johnnie Cochran y Toni Morrison. El hecho de haber estado expuesto a la educación desde tan temprano definitivamente le ayudó a salir adelante. Más adelante, el patólogo estudió secundaria en el Colegio Federal del gobierno en Enugu. Entró a la Facultad de Medicina de la Universidad de Nigeria en Nsukka a la edad de dieciséis años. En 1990, obtuvo su Licenciatura en Medicina y Cirugía (MBBS por sus siglas en inglés) en Nigeria. En ese momento, se hallaba decepcionado con la situación política de su país y comenzó a buscar oportunidades en EE.UU, más específicamente becas. Fue así como el Dr. Omalu llegó en 1994 a Seattle, Washington, con una beca en epidemiología de la Universidad de Washington. En 1995, se matriculó en el Centro Hospitalario de Harlem de la Universidad de Columbia en un programa de formación con residencia médica en patología anatómica y clínica.

El Dr. Omalu tiene ocho títulos de posgrado y probablemente seguirá adquiriendo más el resto de su vida. Más específicamente, el médico posee ocho títulos avanzados: Doctor en Medicina, Maestría en Administración de Negocios, Maestría en Salud Pública, Certificación de Médico Ejecutivo, Diplomado del Consejo Americano de Patología, Certificación en Patología Forense y Certificación en Neuropatología, MD, MBA, MPH, CPE, DABP-AP, CP, FP, NP con certificaciones del consejo (tabla). En la actualidad, el Dr. Omalu es patólogo forense y neuropatólogo, investigador médico jefe en el Condado de San Joaquín y profesor del Departamento de Medicina Patológica, entre otras ocupaciones. El médico tiene seis sub-especialidades: Patología Anatómica, Patología Clínica, Patología Forense, Neuropatología, Epidemiología y Dirección Médica. El Dr. Omalu obtuvo becas en patología y neuropatología en la Universidad de Pittsburgh en 2000 y 2002 respectivamente. El Dr. Omalu está convencido de que EE.UU es una tierra de oportunidades. El médico no ha desperdiciado su tiempo desde que llegó a los EE.UU; tiene una extensa experiencia laboral y ha adquirido numerosos títulos. El doctor hace parte de la intelectualidad estadounidense. Sus logros son una muestra de la meritocracia estadounidense. Los medios de comunicación han divulgado que pocos médicos tienen experiencia en neuropatología. Esta experiencia le ayudó al Dr. Omalu a descubrir la presencia de proteínas anormales en el cerebro de Mike Webster, un fallecido jugador de fútbol. El caso de este atleta será explicado más adelante.

En 2002, el Dr. Bennet Omalu se convirtió en el primer científico en publicar sus descubrimientos en (ETC) encefalopatía traumática crónica (CTE, por sus siglas en inglés) en jugadores americanos de fútbol. Estas publicaciones salieron a la luz cuando estaba ejerciendo su profesión en la oficina forense del condado de Allegheny, en Pittsburgh. Junto a varios colegas del Departamento de Patología de la Universidad de Pittsburgh, el Dr. Omalu publicó sus descubrimientos en Neurocirugía en el año 2005, con un artículo titulado "Chronic Traumatic Encephalopathy in a National Football League Player." El Dr. Omalu permitió que otros investigadores usaran sus trabajos en la búsqueda de soluciones. Se destaca uno de sus colegas, el Dr. Wecht, un patólogo que trabajó con casos importantes y examinó a difuntos conocido tales como JFK, Elvis y Jon Benét Ramsey, de seis años.

Al principio, el artículo recibió poca atención, pero en mayo de 2006, el comité de de Lesión Cerebral Traumática Leve (LCTL) de la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés) le pidió que se retractara (aun cuando su artículo había recibido el apoyo de otros científicos y de sus coautores). El Dr. Omalu se negó y en noviembre de 2006, publicó un segundo artículo en Neurosurgery basado en sus hallazgos al examinar el cerebro del antiguo atleta de la NFL, Terry Long, quien sufría de depresión y se suicidó en 2005 a la edad de 45 años. El patólogo encontró un alto nivel de proteínas tau en el cerebro de Long, las mismas que tendría una persona de 90 años con Alzheimer avanzado. Más adelante, Jeanne Marie Laskas convirtió el artículo en un libro, “Concussion” (Penguin Random House, 2015). El mismo año, el libro fue adaptado a una película con el mismo nombre donde el Dr. Omalu es el protagonista, interpretado por Will Smith. La película también se basó en el artículo de GQ 2009 titulado "Game Brain" escrito por Laskas. La película es protagonizada por Will Smith interpretando al Dr. Bennet Omalu, un patólogo forense nigeriano que luchó para que la Liga Nacional de Fútbol no anulara su investigación sobre encefalopatía traumática crónica (ETC), una lesión cerebral sufrida por atletas profesionales de fútbol. La película también tiene a estrellas como Alec Baldwin, Gugu Mbatha-Raw, y Albert Brooks. Columbia Pictures estrenó la película en la navidad de 2015.

El Dr. Omalu colaboró más tarde con el Dr. Julian Bailes (neurocirujano, investigador en conmoción cerebral, luego presidente del Departamento de Neurocirugía de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia Occidental) y con el abogado de Virginia Occidental, Robert P. Fitzsimmons, para crear el “Brain Injury Research Institute”, el cual contiene un banco de tejidos cerebrales.

El Dr. Omalu ha escrito tres libros: ”Play Hard, Die Young” (2008), “A Historical Foundation of CTE in Football Players” (2014) y “Truth Doesn’t Have a Side” (2017). El primer libro es muy informativo, incluso tiene un glosario al final. El contenido es presentado amplia y meticulosamente. En su primer libro, el autor relata cómo las lesiones cerebrales (especialmente la demencia) son más frecuentes en atletas de fútbol que en la población en general.

En “Play hard, Die young”, los lectores se enteran detalladamente sobre lo que le ocurrió al ex-jugador de fútbol Mike Webster cuando se estaba retirando, al mostrar cómo los golpes en su cabeza y en su cuerpo tuvieron un trágico impacto en su vida. En otras palabras, en el libro se halla información a fondo sobre su condición médica y su autopsia. El libro ayuda al lector a entender más claramente cómo el doctor descubrió la conmoción cerebral. En algún momento, a Webster se le negaron los beneficios por incapacidad. La revista GQ publicó el 13 de diciembre de 2006, siete años después de la primera reclamación oficial y cuatro años después de la muerte de Webster, que el Tribunal de Apelación estadounidense para el Cuarto Circuito reconoció que Webster estaba total y permanentemente incapacitado como consecuencia de las heridas cerebrales sufridas como jugador de fútbol profesional. La decisión del tribunal hizo que los cuatro hijos de Webster y su ex-esposa recibieran una indemnización de más de 1.5 millones de dólares después de luchar durante años por conseguirla. En 2014, la Asociación Nacional Atlética Universitaria (NCAA, por sus siglas en inglés) aceptó hacer una demanda colectiva y crear un fondo para traumatismos craneales de 70 millones de dólares. Este dinero ayuda a los miles de jugadores universitarios nuevos y antiguos a determinar si han sufrido una lesión cerebral por jugar al fútbol, al hockey u otros deportes de contacto. La NCAA también aprobó una norma única sobre cómo los equipos deben tratar a los atletas que reciben golpes en la cabeza. A diferencia del acuerdo alcanzado en un pleito similar contra la NFL, el acuerdo de la NCAA no dispuso dinero para los atletas que sufrieron lesiones cerebrales. En 2013, antiguos jugadores de la NFL recibieron 765 millones de dólares en una demanda por conmociones cerebrales.

Volviendo a “Play Hard, Die Young”, los lectores también se enteran detalladamente sobre lo que le sucedió al fallecido jugador de la NFL, Terry Long. El atleta Andre Waters fue otro jugador que sufrió golpes en la cabeza. En el libro, el público encontrará un extracto de la afectuosa y emotiva carta que Andre Waters le escribió a su mamá el día de la madre. “Play Hard, Die Young”, recibió elogios de periodistas del Washington Post, entre otros. En cuanto a los atletas fallecidos de la NFL, el libro es dedicado a Mike Webster, Terry Long y Andre Waters. El último libro del Dr. Omalu, “a memoir”, merece convertirse en el libro más vendido del New York Times. En él, aprendemos mucho sobre el médico, por ejemplo, sobre lo humilde que era y es todavía. Durante su travesía en los EE.UU, el Dr. Omalu hizo todo tipo de trabajos (siempre y cuando fueran honestos) para poder realizar sus estudios médicos. El Dr. Omalu es un gran ejemplo de motivación y determinación. Tuvo que trabajar mientras asistía a la facultad de medicina, el cual es un trabajo de tiempo completo en sí mismo.

En su memoria, el Dr. Omalu relata los obstáculos que encontró después de su descubrimiento del ETC, como la pérdida de su trabajo. El médico perdió prácticamente todo por lo que había trabajado. Vivió casi un suicidio profesional. Sin embargo, gracias a su fe, y el apoyo de sus seres queridos y amigos, logró vencer los obstáculos (el empleo de técnicas de prueba en los EE.UU, problemas con la embajada durante sus primeros años en ese país, etc.).

En su memoria, el autor no tuvo reparos en compartir las emociones que sintió al enfrentarse a los distintos obstáculos que se encontró. En sus libros, el autor comparte generosamente sus conocimientos y experiencias. Sin censura. Hay mucho que ver en términos de contenido. Su último libro está también disponible en formato de audio.

El Dr. Omalu es un hombre que no se toma a sí mismo con demasiada seriedad. Por ejemplo, en su memoria, hace reír a sus lectores cuando escribe sobre la vez en que su esposa le hizo cambiar de ropa cuando iba a reunirse por primera vez con Will Smith. El médico no tiene reparos tampoco en compartir que cuando era más joven le molestaba no ser un hombre alto. Bueno, se dio por bien servido al ser interpretado en su película por uno de los actores masculinos más altos de Hollywood.

Su segundo libro fue publicado por una de las editoriales más importantes de los EE.UU, Harper Collins, que le ofreció una oferta lucrativa. En tiempos donde a los jóvenes a menudo se les engaña con el mito del éxito fácil o la satisfacción inmediata y sin esfuerzos, el recorrido del Dr. Omalu es un ejemplo que muestra que el esfuerzo sí paga. Su trayectoria evoca la cita de Benjamín Franklin: "Invertir en el conocimiento siempre paga el mejor interés". Su camino definitivamente motiva a la gente y le trae esperanza. En su autobiografía, los lectores también conocerán las identidades de los actores estelares afroamericanos que fueron considerados para interpretar el papel del Dr. Omalu.

En general, la autobiografía va más allá de la vida del doctor. Los lectores aprenden sobre la historia de Nigeria, incluyendo la Guerra Biafra (la Guerra civil nigeriana que tuvo lugar del 6 de julio de 1967 al 15 de enero de 1970. El médico nació en un hospital para refugiados en aquella época. También comparte su espiritualidad y el lugar que ésta ocupa en su vida. El autor revela en su autobiografía la fortaleza y el coraje de sus padres. Aprendemos sobre la tribu del autor, los Igbo, y se revelan las inseguridades que el médico tuvo al crecer (por ejemplo, cómo interiorizó la forma en la que su país percibía a su tribu). Los lectores también encontrarán un capítulo donde el especialista contesta a las preguntas que le hacen padres de familia sobre los deportes de contacto. La autobiografía contiene diferentes capas o facetas. Puede ser percibida como una película de suspenso médica (sobre todo la parte en cuanto al descubrimiento del ETC con todos los inconvenientes que surgieron después), como un GPS o un prototipo para futuros médicos, o como una fuente de sabiduría e inspiración para la gente que quiere mejorar su vida. He aquí las emotivas y sagaces palabras de de su querido padre difunto, las cuales se encuentran en el libro: " Mire Bennet, espero que usted no logre todo esto con el objetivo de aumentar su imagen o su ego pues eso sería muy peligroso. Pero si está adquiriendo toda esa educación para usar sus talentos como capital para el mejoramiento de la vida de otras personas, entonces sí que sería algo hermoso". La moralidad no es negociable para el Dr. Omalu. Sus acciones demuestran que no es hombre que privilegiaría un estatus más alto o prestigioso sobre la imparcialidad o la justicia. El Dr. Omalu sabe que no llegó a su posición actual solo y sabe que Dios estuvo con él todas sus dificultades y victorias. Él no se olvidó de dónde viene y permanece agradecido con Dios. El Dr. Omalu afirma en su último libro que la fe cristiana ha hecho parte de toda su vida y le ha ayudado a superar sus luchas y vicisitudes. Sus creencias religiosas le ayudaron a sobrepasar muchos obstáculos que la vida le interpuso. Los lectores descubrirán en su autobiografía su valor, determinación y recursividad.

Es interesante ver en su libro cómo el médico comparte sus emociones y muestra su alma. Hace reír y llorar a los lectores. El médico comparte en su libro las dudas que tuvo a lo largo de su recorrido. Además, evidentemente el autor habla sobre lo que piensa de la película Concussion (titulada “La verdad oculta” en Hispanoamérica y “La verdad duele” en España). La memoria fue dedicada a su familia. Además, Will Smith prologó el libro. Mark Tabb es el coautor de la memoria. Los dos libros del Dr. Omalu son fascinantes y atrapan al lector. El autor usa un lenguaje accesible que incluso un joven de doce años podría entender. El Dr. Omalu se expresa en sus libros no sólo como médico, sino también como un padre de familia preocupado por deportes de contacto.

Will Smith interpretó magníficamente al Dr. Omalu en la película Concussion, en otras palabras, fue una de las mejores actuaciones de su carrera y fue nominado al Globo de Oro como mejor actor de película. Sin embargo, el actor merecía al menos una nominación al Óscar por interpretar al Dr. Omalu. Es importante mencionar que los Premios Óscar nunca le han otorgado dicho galardón en la categoría de mejor actor/actriz a un científico/médico/filántropo afroamericano. Ni siquiera a Sidney Poitier por Guess Who’s Coming to Dinner (Traducida al español como: Adivina quién viene a cenar), (Potier no fue nominado al Óscar por este papel). Recientemente, en 2016, como es bien sabido, los Óscar fueron ampliamente criticados por su falta de diversidad.

Seul contre tous es el nombre francés de la película Concussion. Esto quiere decir “solo contra todos”. Este título evoca que en realidad lo que se dio fue una batalla de David contra Goliat. El Dr. Omalu fue valiente porque luchó solo contra el sistema. El periódico The Denver Post escribió que la actuación de Smith fue "sensible y subestimada". La película recaudó más de 48 millones de dólares en taquilla.

El patólogo ha aparecido en varios medios: El New York Times, CNN, ESPN, ABC, GQ, Canadian Broadcasting Corporation, la revista Time, etc. El pasado mes de mayo, el Dr.Omalu apareció en el periódico más grande de Dublín, The Irish Times. Él también escribió para el New York Times en 2015 https://www.nytimes.com/2015/12/07/opinion/dont-let-kids-play-football.html?_r=0. Además, el médico es mencionado en el documental League of Denial: The NFL’s Concussion Crisis para la PBS en 2013 y en la obra de Broadway "Headstrong" en 2012. Los reportajes periodísticos mencionan que gracias a los descubrimientos del Dr. Omalu desde el 2002, ha aumentado la consciencia sobre las conmociones cerebrales y otras lesiones traumáticas cerebrales (TBI, por sus siglas en inglés) con efectos a largo y corto plazo. "Ahora se reconoce que la ETC es causada por un trauma en la cabeza. El Dr. Omalu declaró que al igual que Mike Webster, la carrera futbolística de Terry Long le había provocado con el tiempo un daño cerebral y una depresión. El médico también descubrió pruebas de ETC en los cerebros de atletas jubilados de la NFL, Justin Strzelczyk (quien falleció en 2004 a la edad de 36 años), Andre Waters (quien murió en 2006 a los 44 años), y Tom McHale (quien falleció en 2008 a los 45 años). El patólogo también examinó el cerebro del corredor de la NFL Damien Nash, quien murió en 2007 a los 24 años. Además, el Dr. Omalu encontró ETC en los cerebros de militares veteranos, publicando el primer caso documentado en un artículo de noviembre de 2011 titulado: “Chronic traumatic encephalopathy in an Iraqi war veteran with post-traumatic stress disorder who committed suicide”. El médico descubrió evidencias de ETC en un veterano de la guerra de Irak de 27 años que sufría trastorno de estrés postraumático (TEPT) y más tarde se suicidó. Los medios de comunicación mencionan trabajos del Dr. Omalu donde declara que el TEPT está relacionado con el espectro de enfermedades ETC y que esta conexión debe ser estudiada más ampliamente en el ámbito médico. Estas publicaciones llamaron la atención de la Casa Blanca y el año pasado el ex-Presidente Barack Obama anunció un proyecto de 30 millones de dólares para estudiar el riesgo de conmoción cerebral en el deporte y su tratamiento. Además, en mayo de 2016, el mandatario sostuvo la primera cumbre en la Casa Blanca sobre conmociones cerebrales deportivas, e invitó a oficiales, investigadores médicos, deportistas y padres preocupados por este tema. El Dr. Omalu fue invitado a la Casa Blanca como ponente para compartir su experiencia. El patólogo es reconocido en el mundo entero. Por ejemplo, los Royal Colleges of Surgeons en Dublín le concedieron un Doctorado Honorífico en Ciencia el pasado mes de junio. El doctor también recibió en 2016 el Premio por Servicios Distinguidos de la AMA Asociación Médica Americana (AMA, por sus siglas en inglés).

El Dr. Omalu encontró proteínas anormales en el cerebro de Mike Webster en 2002 a través de un análisis de tejido que realizó de manera independiente y autofinanciada. El médico es un superhéroe de la vida real. El Dr. Omalu gastó $100,000 dólares de su propio bolsillo para pagar el análisis que condujo a su conocido descubrimiento. Esto demuestra su profunda filantropía. El Dr. Bennet Omalu recibió honores en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos en 2006 por sus esfuerzos en aumentar la conciencia sobre el repetitivo trauma cerebral. Sin embargo, él también merece La Medalla Presidencial de la Libertad (la condecoración civil más alta de los Estados Unidos) y/o la Medalla de Oro del Congreso. El doctor también merece un premio Nobel en Medicina por su descubrimiento. El médico es un hombre para quien es importante mantener su integridad personal, espiritual y profesional. Él asume su Juramento hipocrático con gran seriedad y sigue su código ético. El Dr. Omalu no estaba dispuesto a poner en peligro su integridad incluso si esto podía significar un serio revés en su profesión. Este es un médico con conciencia y sabía que la publicación era más importante que él, puesto que concernía la salud de los atletas, y el bienestar de sus seres queridos y de la población en general. El doctor merece la llave de al menos una ciudad americana. El médico podría ser el siguiente Cirujano General del país.

De nuevo, el Dr. Omalu es otro gran ejemplo del sueño americano y un ejemplo concreto de meritocracia en los EE.UU. La trayectoria del Dr. Omalu muestra que es posible tener éxito independientemente de su clase social, etc. Una vez más, la historia del Dr. Omalu es sobre la resistencia, el coraje y el éxito. Él rechazó el statu quo. Por lo tanto, el Dr. Omalu no le tiene el miedo al sistema. El médico 'no está a la venta'. Saltar al vacío fue un acto de valentía pero para el doctor era muy importante mantener su moralidad, a pesar de las barreras mencionadas.  Además, después se le abrieron puertas mejores.

La fe cristiana del médico le ayudó a afrontar muchas tribulaciones. De nuevo, ir a la facultad de medicina es un trabajo de tiempo completo en sí mismo y el autor tuvo que trabajar al mismo tiempo para mantenerse. Él logró convertirse en uno de los médicos más educados de los EE UU. En la actualidad, el Dr. Bennet Omalu es médico forense jefe en el Condado de San Joaquin, en California, y es profesor asociado clínico de patología de la Universidad de California en Davis. El Dr. Omalu vive en California con su esposa Prema Mutiso, enfermera titulada, y sus dos hijos. La Sra. Mutiso es originaria de Kenia. El Dr. Omalu se volvió ciudadano naturalizado estadounidense en el 2015. Sus padres inspiraron al doctor a convertirse en el hombre que es hoy. Es importante mencionar que su padre fue abandonado a la edad de tres años y sin embargo logró volverse ingeniero en el extranjero. Sus padres estuvieron casados durante 56 años hasta la muerte de su padre en 2014. Como ya se mencionó, en Dr. Omalu no se olvida de donde viene ni de su fe Católica, tan preciada en su corazón.

[Traducido del inglés por Ana Marcela Guzmán ( Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla ), MA en Diploma Internacional de Profesor de Lengua Española].