Entrada ENTREVISTAS Entrevista exclusiva con la “Superwoman” nominada al Grammy: Karyn White
Entrevista exclusiva con la “Superwoman” nominada al Grammy: Karyn White PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Patricia Turnier   
Domingo 25 de Septiembre de 2016 00:00

 

Karyn Layvonne White nació en Los Ángeles y es la más joven de una familia de 5 hijos. Cantó para el coro de la iglesia durante sus años de formación escolar y más tarde, a los 16, fue una de las cantantes principales del grupo Legacy, siendo ésta su primera experiencia profesional. También fue corista para artistas tales como O´Bryan, para quien hizo la intro del álbum Cameo. Además, llegó a ser la vocalista principal de Jeff Lober antes de ser contratada por la firma Warner Bros. Karyn White debutó el álbum de Lober de 1986 Private Passion, apareció en la canción “Facts of Love” y colaboró también en “Black in Love” con Michael Jeffries. La canción se convirtió en un éxito de la radio del Pop y R&B y eso la ayudó a ganarse el contrato con la firma de Lober de aquel entonces, la Warner Bros Records, en 1986.

En realidad, la primera vez que fue reconocida en la industria de la música, incluso antes de hacerse cantante, fue cuando escribió junto a Stephanie Mills el hit “Automatic Passion”, en 1985, con el difunto músico Robert Brookings y el compositor Tony Haynes. A mediados de los 80, White colaboró con grandes talentos de la música como O’Bryan (como ya mencionamos), Richard Marx y Ray Parker Jr. Karyn White también trabajó con su amiga Pebbles. Asimismo cantó “Say a Prayer for Me” para Johnny Gill y también escribió canciones para otros artistas a lo largo de su carrera.

Don Cornelius, el fundador de Soul Train, fue una persona clave para la carrera de White. Su show, Soul Train, comenzó a principios de los 70, funcionó durante décadas y contribuyó al lanzamiento de la mayoría de los artistas Afro-americanos llegando a ser un paso necesario para lograr reconocimiento mundial. Los Jackson 5, James Brown, The Isley Brothers, Stevie Wonder, Marvin Gaye y algunos grandes más participaron en este show. White actuó para O’Bryan Burnette y Don Cornelius y así fue como se ganó su primer contrato como cantante. Don Cornelius le brindó apoyo financiero en sus principios.

Como artista, Karyn White, logró su mayor éxito en los 80 con sus grandes hits “Superwoman”, “The Way You Love Me” y “Secret Rendezvous”. Este último estuvo en el top 10 de los rankings de las emisoras R&B, Hot 100 y Dance, éste fue su primer gran éxito. Al final del videoclip de “Secret Rendezvous”, hace un guiño a sus fans como diciéndoles “Os amo”. White es la única estrella que conozco que haya hecho eso. “Love Saw It”, un dueto con Babyface del mismo álbum, se convirtió en su tercer éxito consecutivo en el ranking de Billboard Hot Black Singles. White fue la primera mujer artista de R&B de la historia que consiguió llevar sus tres primeros singles al primer puesto de los rankings.

La mitad de su álbum de debut fue escrita y producida por los miembros de The Deele, L.A Reid y Babyface (quien ha escrito cien hits de los rankings top ten). Evan Rogers (quien descubrió después a Rihanna junto a Jay Z), Arnie Roman, Carl Stergen y Steve Harvey también contribuyeron en este CD. Los grandes músicos que han acompañado a White eran capaces de tocar instrumentos y bailar al mismo tiempo. ¡Eran lo mejor! El primer álbum en solitario de White se estrenó el 6 de septiembre de 1988. En 1989, el álbum de White fue nominado para dos premios Grammy (uno era en la categoría Pop/R&B, con el single “The Way You Love Me”). También logró otras nominaciones a premios y ganó en el American Music Awards y en el Soul Train Music Awards.

El álbum Karyn White alcanzó el estatus de platino y el single “Romantic” –de su segundo álbum Ritual of Love (1991)- logró la primera posición de los rankings. El segundo single de este CD también tuvo éxito; logró el estatus oro en Gran Bretaña a principios de los 90 y platino en los EE. UU. Este álbum fue producido por Jimmy Jam y Terry Lewis. “Hard to Say Goodbye” es una buena canción pegadiza de este CD Ritual of Love. En 1994, White lanzó el álbum Make Him Do Right que logró igualmente el reconocimiento internacional con su canción pegadiza “Hungah”. Creó la letra mientras se daba una ducha. Quiso para esta canción la misma energía que la del clásico de Donna Summer “Love to you baby”. Make Him Do Right también incluye la canción “Can I Stay with You”, escrita por Babyface. En 1995, se estrenó el álbum Sweet & Sensual y, en 2006, grabó una recopilación de grandes éxitos. Dos canciones de este CD (“All I Do” y “Disconnected”) han sido incluidas en esta compilación Superwoman: The Best.

De nuevo, la canción distintiva de White, “Superwoman” (rehecha por Gladys Knight, Patty Labelle y Dionne Warwick) tenía una letra simple, poderosa y de múltiples lecturas. La canción es un himno a la mujer que promueve la idea de lo importante que es no ser subestimada, también recuerda al hombre que debe saber nutrir sus relaciones. Fue escrita por Babyface, L.A. Reid y Daryl Simmons. “Superwoman” fue una canción (y videoclip) de las más bonitas de los 80 y se convirtió en un gran clásico atemporal que ha llegado a muchas culturas (por ejemplo, el cantante Gary Shaw realizó una versión en chino mandarín). White da fuerzas a la mujer con sus letras.

El hijastro de Karyn White, Branden Lewis, contribuyó a escribir las letras de su álbum de retorno Carpe Diem (después de 18 años fuera de la industria de la música) con el adorable y potente single “Unbreakable”. Del álbum Carpe Diem (estrenado en marzo de 2012), los medios de comunicación consideraron la canción “Sista Sista” como otro himno a la mujer. En este álbum, White también canta el hit de Cyndi Lauper “True Colors”. Además, White publicó un libro titulado igual que su último álbum.
A lo largo de su carrera, Karyn White ha aparecido en revistas de prestigio como Ebony y Essence, igualmente la han invitado al Arsenio Hall Show, Soul Train, etc. Karyn White es una artista consumada: puede cantar, bailar y escribir canciones. Ganó un NNAACP Image Award como Best New Artist en 1989, entre otros codiciados premios y nominaciones.

La señora White no se pone límites en el plano artístico. Después de abandonar la industria de la música en los 90 para educar a su hija, Ashley Lewis, también tuvo éxito en el mundo inmobiliario y ademásfue productora ejecutiva de varios realitty shows. Karyn White se casó con el productor y músico Bobby Gonzales, conocido por su gran talento como guitarrista desde 2007 a 2009. Ahora la cantante tiene tres hijos. La señora White vive ahora en Atlanta para estar más cerca de su hija que está estudiando en la Universidad. Su hija mayor, Ashley Lewis, ha comenzado su carrera por su parte y se ha centrado en el campo de la comunicación, concretamente en el periodismo. Aún no he visto ni oído ninguna entrevista a Karyn White en la que no mencione a su hija, a quien valora y ama por lo que es. White se enorgullece diciendo que su hija es una mujer culta que se ha licenciado en Comunicación en la Universidad de Howard. Ashley Lewis se dedica al periodismo de los medios de comunicación audiovisuales, su mamá la describe como una filántropa.

En la cumbre de su carrera en los 80, Karyn White destacó en el baile, la interpretación y el cante. Fue capaz de ser sexy sin ser vulgar o sosa, lo que muestra que conoce la sutileza de ser sexy y elegante al mismo tiempo. Sus canciones no contenían ni contienen lenguaje grosero. Es una mujer elegante, en otras palabras, es toda una mujer. White siempre viste trajes impresionantes en sus videos. En “Secret Rendezvous” lució diferentes estilos que le iban a la perfección-por ejemplo, una chaqueta de cuero o un vestido de noche con un bonito chal- lo que muestra su eclecticismo en cuanto a la moda.

Hace poco Karyn White hizo una gira por África. Está amplificando sus fronteras dando conciertos en otros lugares del mundo como Japón (su mercado número uno), donde sus fans la han apoyado durante todas estas décadas. En el transcurso de su carrera, ha actuado con diferentes artistas como Jeff Lorber, Michael Jeffries, Bobby Brown, Jody Watley, Cherelle, Tevin Campbell, Babyface y Johnny Gill.

Como mencionamos antes, Karyn White se ha implicado en otros campos como el desarrollo inmobiliario. Se convirtió en una mujer de negocios y vendió casas del valor de millones de dólares en California. Karyn White también participó en un proyecto escolar en L. A. que ayuda a los adolescentes desaventajados a aprender sobre el mundo de las finanzas. Karyn White es a la vez cantante, compositora y mujer de negocios que puede dar lo mejor de ella misma. Ha formado parte de la industria del entretenimiento desde 1985. Su sello discográfico fue la Warner Bros desde 1986 hasta 1999 y en 2011 creó su propia casa discográfica. Sus dos nuevos singles “All I Do” y “Disconnected” forman parte de su disco recopilatorio Superwoman: The Best of Karyn White de 2007.

El género musical principal de White es el R&B, soul y new jack swing. En los Grammy de 1989, Karyn White fue nominada por su canción “The Way You Loved Me” en la categoría Mejor Actuación Vocal Femenina de Rhythm & Blues. Se enfrentó a otros grandes talentos: Anita Baker, Pebbles, Taylor Dayne y Vanessa Williams. El álbum Karyn White (1988) logró el estatus oro en Gran Bretaña y platino en EE. UU. En 1989, creó su himno a la feminidad, “Superwoman”, que se convirtió en un éxito internacional. Se vendieron como un millón de copias, el CD fue certificado oro y la canción fue nombrada “Canción del Año” por el Billboard R&B. Karyn White es una gran compositora y colaboró en la composición de ocho canciones para el álbum Make Him Do Right. Jimmy Jam, Terry Lewis y Babyface, entre otros, también han colaborado en este trabajo.

La señora White es muy elocuente; se expresa realmente bien. Es una prueba en vivo de que el sueño americano (en otras palabras, la meritocracia americana) existe. Es una princesa de la música, es decir, una PAF (Princesa Afro-Americana que es una variante del término PJA-Princesa Judeo-Americana) que solía vivir en una mansión de 20 000 pies cuadrados con su legendario ex marido Terry Lewis. Karyn White nunca olvidó de dónde venía. Por ejemplo, siempre volvió a Soul Train para actuar y reconoció que este show fue el primer trampolín que lanzó su carrera al igual que la de muchos otros artistas.

White causa sensación en todo el planeta, con discos de oro y platino en Japón, Gran Bretaña y Canadá. A lo largo de su carrera ha alcanzado al menos 6 números 1. El año pasado actuó en regiones como Jamaica, las Bahamas, Noruega e Inglaterra. En 2015, participó también en una gira con Kathy Sledge, Deniece Williams y CeCe Peniston. White ha regresado hace poco de una gira por África.

Después del lanzamiento de su álbum Make Him Do Right en 1994, centró toda su energía en ser madre y en educar a Ashley, su hija con Terry Lewis. Su ex marido formaba parte de un legendario dúo de producción ganador del Grammy junto a Jimmy Jam. White y Lewis se casaron en 1992 y ella adoptó a su hijo Brandon. Lewis tenía otros hijos: Trey y Chloe, que también vivieron con la pareja. Se divorciaron en 1999. En este mismo periodo, White perdió a su madre y la cantante buscó la fuerza en Dios. A través de los años, White ha creado un exitoso negocio de diseño de interiores y de inmobiliaria. Ashley Lewis se licenció en la Universidad de Howard y trabaja como periodista en Atlanta.

[Karyn White es una artista humilde y sencilla a pesar de todos sus logros, de nuevo, no ha olvidado de dónde proviene. Fue muy paciente durante la entrevista y habló con franqueza sobre su vida personal y profesional.]

[Esta entrevista tuvo lugar el año pasado. Traducciones del inglés por Amina Ortega que es, entre otros, licenciada en Traducción e Interpretación. Pueden contactar con ella en   Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla ]



P.T.  Cuando creció, ¿qué artistas admiró más y por qué? ¿Cuándo supo que quiso convertirse en artista?

K. W. Cuando crecí, la mayoría de las actuaciones que admiré fueron las de Motown. Diana Ross era mi favorita, la vi cuando tenía 7 años en Lady Sings the Blues.

P. T. ¡Esa es una película bastante seria para una niña!

K. W. Si, tiene razón [se ríe bajito]. Pero su actuación en esa película me fascinó. Para mí ella representaba la imagen completa y polivalente del artista: cantante, actriz, bailarina, etc. Me inspiró verdaderamente como Stevie Wonder, Michael Jackson y Gladys Knight. También fui una gran fan de Stephanie Mills quien participó en el musical “The Wiz”.

Fue una gran influencia para mí y muy útil también porque después canté sus canciones de este musical en espectáculos y en concursos de belleza. Desde los 5 años he aspirado a ser artista, además, en la escuela secundaria vi avanzar a personas como Wendy Rachelle lo que me dio fuerza para perseguir mi sueño.

P. T. No creo en el éxito individual. ¿Podría nombrarnos entre una y tres personas que hayan sido claves para su carrera y explicarnos por qué?

K. W. La primera persona que me gustaría mencionar es mi mejor amiga Kim porque, desde que tenía 14 años, pasó tiempo conmigo escribiendo canciones en el estudio, grabando, etc. Era muy madura y profesional para su edad. Esto me mostró claramente todo el trabajo y dedicación que se necesita para progresar en esta industria. Además, sus padres siempre estaban detrás apoyándola. Verla me ayudó a tener la confianza en mí y a creer que yo también podría lograrlo. Su experiencia me ayudó a crecer y desarrollarme como compositora y artista; sentí que yo también podía abrirme un camino como lo hizo ella. La siguiente persona fue Don Cornelius. Hice una audición para él cuando tenía su sello discográfico y creyó fuertemente en mí. También era manager y se estaba encargando de la carrera de un artista llamado O’Bryan, quien luego se convirtió en su protégé. Sacó tres discos con Capitol. Hice una audición para ser una de sus coristas e hicimos una gira juntos. Aprendí mucho de esta experiencia y Don [Cornelius] fue mi mentor. Inauguramos la gira de Cameo y ésta fue mi primera experiencia profesional de adolescente. Fue increíble poder hacer algo así a los 17. Sientes que estás tocando el cielo. La tercera persona que quiero nombrar es Jeff Lorber, artista de jazz fusión que firmó con la Warner Bros Records en aquel tiempo. Colaboré con él en uno de sus álbumes, el título de la canción fue “Facts of Love”. De nuevo, esto fue una gran experiencia para mí.

P. T. Tengo algo que decir de Don Cornelius. Probablemente representó una figura paternal para usted. Es impresionante cómo creyó en usted y que financiara el lanzamiento de su carrera sin esperar nada a cambio. Esto es poco usual. Normalmente, ¡esto solo lo haría la familia!

K. W. ¡Tiene tanta razón! Fue exactamente una figura paterna para mí, ha sido alguien realmente importante en mi vida y en mi carrera.

P. T. Hace poco vi en Youtube una de sus apariciones en Soul Train en la que Cornelius dice que usted es preciosa. Creo que es la única vez que le escucho decir eso a un invitado. La belleza no tiene sombras, sino todos los colores.

K. W. [Se ríe bajito] Totalmente de acuerdo… Don [Cornelius] no suele hacer cumplidos con facilidad, fue un verdadero honor para mí.

P. T. Por favor, comparta con nosotros cómo se preparó para entrar en la industria de la música. ¿Tomó clases de canto o de baile? ¿Participó en algún concurso o algo por el estilo? Además de eso, ¿cómo consiguió su primer contrato como cantante? Y ¿siempre le interesó cantar como solista?

K. W. Empecé a tomar clases de canto y a actuar cuando era adolescente, tenía unos 13 años. Cuando tenía 8, empecé las clases de baile.

P. T. No me sorprende escuchar eso. ¡Se demuestra en sus videos!

K. W. Mi hermana es bailarina y me enseñó mucho. Sobre todo tomé clases de jazz moderno y claqué. Fui a una escuela de arte en L. A. en verano, era una escuela para niños desaventajados como en la película Fama.

P. T. ¡Oh! ¿Cómo se llamaba?

K. W. Se llamaba Ebony Showcase Theater. Desafortunadamente, ya no existe porque el gobierno dejó de financiarla. Era una plataforma impresionante porque acogió muchos talentos. Nos aportó una buena base. Allí aprendimos a actuar, cantar, bailar, escribir y a modelar. Fue lo mejor que me podía ocurrir, me mantuvo lejos de problemas y me permitió hacer lo que me gusta a diario. También hice algunas actuaciones fuera de la zona de Bay con una banda que iba y venía llamada Mixed Company y esa experiencia me ayudó a desarrollarme como artista. Actué con músicos que tocaron con grandes artistas como Prince, Sheila E., Patti Labelle, Lionel Richie, etc. Aprendí mucho estando en esa atmósfera, estaba inmersa en esa vibración. Estuve de gira con Bobby Brown dos años. Estar en Los Ángeles desde luego me permitió conocer a los artistas clave que tenía que conocer.

P. T. Tampoco me sorprende escuchar que tomó clases de baile antes de dedicarse a ello. Por ejemplo, hace poco volvía a ver “Secret Rendezvous” y no podía creer cómo podía bailar con unos tacones tan altos. Me recordó a Paula Abdul, una de las mejores coreógrafas del mundo de la música que hizo lo mismo en su época. Los espectadores pueden ver esta energía.

K. W. Ni me cuentes [se ríe]. Tuve que encontrar el modo de estar mona y bailar de forma profesional. Ahora cuando veo a Beyonce hacer eso me quedo boquiabierta ante esos taconazos [se ríe].

P. T. ¿Participó también en competiciones? Creo haber leído que participó en algunas.

K. W. Si, en muchas. Y el nivel de competitividad era alto así que me enseñó a aprender y a madurar. Fue una excelente preparación previa ante lo que me esperaba después en la industria del entretenimiento. La competición más importante en la que estuve se llamaba “Sugar Ray Talented Teens”. Sugar Ray fue boxeador y crearon una competición anual con su nombre; yo participé en ella, llegué a la final y gané al finalista. Me gustaría añadir que se requiere trabajo y disciplina para ganar en competiciones, así que fue un buen entrenamiento que me preparó para lo que me esperaba luego en mi carrera.

P. T. También quisiera saber si siempre le ha interesado convertirse en cantante solista.

K. W. ¡Siempre! En un momento fui miembro de una banda llamada Legacy. Hice una audición con ellos y me convertí en una de sus tres cantantes principales. Sin embargo, la banda firmó un contrato con una discográfica y me sacaron del grupo porque decían que mi voz no era muy comercial. En ese entonces fue devastador para mí, pero no hay mal que por bien no venga.

P. T. Así que reflexionó sobre lo que pasó.

K. W. ¡Exactamente! Aprendí de ello. Tenía solo 16, así que tuve el tiempo de reflexionar y decidí trabajar más sobre mis letras y mi estilo. Escribí una canción para Stephanie Mills quien fue mi ídolo de juventud. Fue toda una experiencia y una gran oportunidad para mí. Hice eso a los 18. El dinero que gané lo usé para grabar una demo; alquilé una banda de músicos y fuimos al estudio. En esos momentos conocí a Michael Jeffries.

P. T. Lo he entrevistado.

K. W. ¿En serio? Tengo que leerlo. Hemos colaborado juntos, así es como conseguí mi audición con la Warner Brothers y después el contrato. Utilicé mi dinero de forma sabia. En aquella época no me compré un coche ni nada de eso, invertí el dinero en mí misma.

P. T. Eso fue muy inteligente. Muchas personas piensan que comprar un coche es una inversión. Hay una gran diferencia.

K. W. Mi consejo para los futuros artistas es que inviertan en ellos primero. En aquel momento, también hice una audición para Shalamar después de que se fuera Jody Watley. El grupo buscaba una cantante, yo acabé siendo finalista pero no conseguí la actuación. Y, como dije, fue para algo mejor porque yo quería llegar a ser cantante solista. También fue beneficioso y me sirvió para madurar. Con el tiempo descubrí que me gusta volar sola. Soy muy determinada y cabeza dura [Se ríe muy alto].

P. T. [Riéndose] No me sorprende escuchar eso porque cuando llegó a lo más alto en los 80, yo era una adolescente y la veía como alguien que podía ser mi hermana mayor. No porque usted pareciera mayor, sino porque parecía segura y determinada, con los pies bien ancados en la tierra. Usted trascendió la edad. Estaba muy concentrada en lo que hacía y sabía lo que quería. Además ha conseguido un nivel de éxito en su vida que pocas personas consiguen. Desde luego que parecía madura más allá de su edad.

K. W. ¡Es interesante escuchar eso! Sabe, para crecer en Los Ángeles (la capital de la industria del entretenimiento) se necesita ser fuerte dado que el nivel de competitividad es feroz. Como mujer en el negocio de la música, he necesitado tener cierto grado de dureza para lograrlo.

P. T. Si echa un vistazo a su pasado, ¿existen cosas que hubiera hecho de otra manera? En otras palabras, si pudiera hablar con su yo de 18 años, ¿qué consejo le daría sobre la industria de la música y demás?

K. W. Me diría a mí misma que apreciase mis bendiciones y mi éxito. No hay ninguna garantía sobre eso así que hay que oler las rosas en el momento y estar agradecidos por las oportunidades que se nos presentan.

P. T. Hay personas que tienen talento pero que nunca obtendrán reconocimiento.

K. W. ¡Definitivamente! Nada está garantizado. Es una bendición ser un artista de éxito, pero también piense que si está haciendo algo que ama, ya es feliz…eso es el éxito. Puedo añadir que le diría a mi yo adolescente que no subestime el reconocimiento. Hubiera sido más responsable de mis acciones, no habría permitido que el mundo de los negocios me saque de mi camino y no perdería las ganas de conseguir un objetivo mayor. Le diría a mi yo más joven: “Bendice y sana a la gente con tus canciones. Tienes una bendición, úsala correctamente.” Creo que tengo una responsabilidad como artista. Además he aprendido que nada puede sustituir a la familia, así que le diría también: “Cada cosa tiene su lugar. La familia no debería ser comparada con lo que haces en tu carrera. Tener una familia es una bendición y debería estar sobre todo lo demás, considerando que la carrera es un regalo que nunca remplazará la familia.”

Sobre el éxito he aprendido que cuando obtienes todo rápidamente en tu juventud, aún no entiendes la experiencia en su conjunto. Es de naturaleza humana. No tienes la madurez ni la experiencia y piensas que si tienes logros profesionales tan rápido es porque has de ser genial.

P. T. [Se ríe].

K. W. [Se ríe bajito]. No era arrogante ni nada de eso, pero a esa edad piensas que es natural tener éxito e incluso lo das por sentado. Y crees que el éxito será permanente. Así que si pudiera regresar, me diría a mi misma: “Aprécialo todo y tómatelo con más calma. Tu madurez ha de equipararse a tu talento”.

P. T. No creo en el éxito individual, pero pienso que puedes darte motivos para llegar a sus objetivos. Puedo decir que usted es muy culta y autodidacta. Estas cualidades son importantes en cualquier campo. Tengo colegas de trabajo que no pueden expresarse como usted lo hace y que no continúan el proceso de aprendizaje en sus vidas después de haberse licenciado. En otras palabras, se estancan.

K. W. Bueno, el otro día leí una cita que decía: “Si no estás creciendo, estás muriendo. Deberíamos esforzarnos en aprender algo nuevo cada día.”

P. T. Usted me recuerda a Pebbles. Ella también consiguió un éxito profesional increíble sin venir de una familia aventajada e incluso siendo madre a una temprana edad. Creo que es impresionante.

K. W. También admiro a Pebbles. Somos de la misma generación así que sé a qué se refiere. Era sorprendente, no solo era hermosa y con talento, también era muy hábil en los negocios. Era propietaria de su propia discográfica y tuvo un éxito descomunal, ella me inspiró mucho.

P. T. ¿Tuvo que superar algún obstáculo particular, sobre todo antes de su éxito profesional, por ser mujer Afro-americana en la industria del entretenimiento? Si es así, ¿cómo logró hacerlo? ¿Piensa que tener los contactos es igual de importante que tener talento?

K. W. ¡Afortunadamente, no! Puedo decir que fui bendecida y creo que gozo de una protección espiritual que actúa como una red alrededor de mí. No tuve que enfrentar esos obstáculos. Tampoco tomé drogas ni alcohol, ni tuve muchas relaciones porque eso podía haberme desviado de mi camino. Mis padres me apoyaron mucho con lo que yo quería conseguir en mi vida. No se trata de lo que conoces sino de a quién conoces. Tuve a Don Cornelius como mentor. Con alguien como él con todo ese conocimiento, sabiduría y experiencia en esta industria pude evitar ciertos problemas. Pero, como decía antes, no existen garantías. Estuve con Jimmy Jam y Terry Lewis, uno de los grandes productores de este negocio, pero no logré una continuidad en mi carrera como Janet Jackson, por ejemplo, quien tuvo los mismos mentores. Así que el trabajo individual puede ser igual de importante que el de equipo. El éxito es una combinación de muchos factores y no hay una receta para lograrlo, no hay ninguna garantía. En mi caso, creo que mi forma de actuar fue mi gran ventaja.

P. T. Creo también que el negocio de la música puede ser muy volátil y efímero. Un día puedes estar en la cima y al día siguiente es como si no hubieras existido.

K. W. ¡Cierto! Hice unas pocas giras después de mi primer álbum. Luego me casé así que paré un poco. Debí haber hecho más giras pero no fue así.

P. T. Antes de conseguir su posición en el mundo del espectáculo, ha de haber tenido algún adversario. ¿Cómo llevó eso para asegurarse que no le sacara de su camino hacia el éxito?

K. W. Pues no tuve ninguno. Mi familia y mis amigos siempre me apoyaron. Y si tuve alguno, no me di cuenta debido a mi enfoque tipo láser. Me dediqué al 1000% a mi objetivo de ser una estrella; no me fui a la derecha ni a la izquierda, fui todo recto. La gente sabía con antelación que lo conseguiría porque soy alguien con iniciativa. En la escuela primaria, me convertí en promotora o algo por el estilo y organicé grupos de cantantes y bailarines que actuaron después en todos los actos escolares. No era nada tímida y, a una edad muy temprana, ya me sentí a gusto y natural ante el público. Mi barrio y mi comunidad tenían confianza en mí porque vieron y conocieron mi interés y dedicación. Fui graduada con las mejores notas en primaria.

P. T. Algunos aspirantes a artista firman contratos desfavorables con las discográficas. Otros graban un álbum pero no le dedican mucho al marketing o nunca lo lanzan, etc. ¿Qué consejo daría a los nuevos artistas para que eviten estas trampas? Además, ¿qué opina del contrato 360?

K. W. Creo que hoy en día los nuevos artistas pueden lanzarse al mercado ellos mismos sin la ayuda de otras personas. Un sello discográfico puede ofrecer la distribución. Todos tenemos acceso a los medios de comunicación sociales. La juventud tiene la libertad de la creatividad, cosa que yo no disfruté en mis comienzos. El panorama actual es totalmente diferente. También creo que ahora tienen más herramientas; pueden crear sus propias marcas y ponerlas en el mercado. No me siento cómoda con el 360 porque no me gusta la idea de compartir todos los aspectos de mi forma de arte. Es como poner todos tus huevos en la misma canasta. No creo que sea seguro porque puede permitir que algunas personas tengan demasiado control sobre tu carrera en su totalidad. Entiendo que algunos artistas necesiten hacerlo pero yo no tomaría ese camino. Yo ya me he hecho un nombre, así que mi situación es distinta que la de alguien que está empezando en esta industria. Sigo pensando que los principiantes no deberían saltar sobre la primera oferta que se les presente. Pueden tener la libertar de seleccionar y evaluar lo que hay ahí afuera. Es de sabios informarse y ser asesorado por personas con experiencia e incluso por abogados especializados en esta industria. Es posible comenzar despacio, un paso a la vez. Por ejemplo, los nuevos pueden empezar con un contrato de distribución. Es importante añadir que el contrato 360 se convirtió en una alternativa porque al principio de este siglo, los sellos musicales tuvieron muchas menos ganancias y los artistas tuvieron que buscar otras fuentes de financiación.

P. T. ¿Cómo pueden los recién llegados evitar las trampas? Por ejemplo, la banda En Vogue no firmó un buen contrato, sin embargo estaba entre los grupos que más vendían de los 90.

K. W. ¡Tiene razón! No tuvieron un contrato favorable; firmaron un contrato de producción que pertenecía a un sello. Yo firmé directamente con la Warner Brothers. Algunos están ansiosos por firmar y no se toman el tiempo de ser asesorados, cosa que puede costar cara más tarde. Es importante hacer los deberes e informarse sobre la reputación de las personas con las que estás tratando. Si eliges un abogado, infórmate sobre quién ha representado antes. Hay que prepararse desde el principio y hacer saber por escrito cuánto pides si vendes discos de oro, platino o diamante.

P. T. ¿Piensa que es más difícil abrirse paso en la música hoy en día? En tal caso, ¿por qué?

K. W. [Silencio] NO, las oportunidades de ahora son increíbles con todos estos reality shows como American Idol, La Voz y otros medios de comunicación por ver y oír. Ya no tienes que esperar que un sello discográfico te contrate, puedes publicar tu material para que el mundo te descubra.

P. T. ¿Qué consejo daría a los aspirantes que desean tener un disco de platino como usted?

K. W. Para marcar la diferencia en cualquier cosa que hagas, tienes que tener el enfoque láser y una gran ética de trabajo. Desde luego que se necesita mucho trabajo para lograr el éxito internacional y hay muchos factores que tener en cuenta y que exigen mucha dedicación. Cuando persigues tu sueño, has de buscarte un mentor porque es de gran ayuda hablar con personas que han escogido el mismo camino que tú y que han triunfado. Debes rodearte de personas que comprenden el funcionamiento de la industria del entretenimiento. Es importante saber, por ejemplo, que la mayoría de los artistas hacen dinero gracias a sus conciertos. Y es así cómo construyes tu público. También has de evaluar rigurosamente tus habilidades y talentos para ser consciente de qué es lo que se te da mejor y entonces concentrarte en ello. Normalmente, si usas lo que haces de forma más natural, no tienes la impresión de estar trabajando. Para destacar en la industria, tienes que diferenciarte del resto y aportar algo nuevo. Por ejemplo, en la época de “Superwoman” competí contra Janet Jackson, Pebbles y Jody Watley, así que me hizo falta lanzar un hit que me separase de los demás.

P. T. También es de ayuda probar la música antes de lanzarla oficialmente. Por ejemplo, leí en otra de sus entrevistas que el equipo de su primer hit internacional “Secret Rendezvous” utilizó remixes en clubs para ver la reacción del público, que es el juez final de los artistas.

P. T. ¿Piensa que los artistas profesionales necesitan una plataforma como Soul Train, American Bandstand y Solid Gold? ¿Por qué?

K. W. Si, esas plataformas fueron fundamentales para entrar en el mundo de la música y llegar a diferentes tipos de audiencia ya que promovían diferentes tipos de música. Hoy en día es diferente, con Internet todo el mundo puede escuchar tu música.

P. T. Yo opino que con Internet se dispersan muchas cosas. Además pienso que es muy importante para los artistas profesionales- al margen de su edad (porque parece que todas las redes se centran en jóvenes aficionados, como los shows tipo American Idol)- tener su propia plataforma. Por ejemplo, una de las primeras actuaciones en televisión de Madonna al principios de los 80 fue Solid Gold y eso la impulsó en su camino de gran estrella.

K. W. ¡Oh, tiene razón!


P. T. El concepto del videoclip de “Superwoman” es fantástico. Aparecen hombres Afro-americanos de bella apariencia y buenas familias. ¿Quién concibió y dirigió este video?

K. W. [Se ríe]. Fue en L. A., cerca de una playa en California del Sur. Yo lo co-dirigí.

P. T. ¡Oh!

K. W. “Superwoman” fue mi segundo videoclip. Pensamos en el concepto del video y la Warner Brothers era la mejor casa discográfica. Prince, Madonna y otros muchos estaban con ella. Tuve la oportunidad de experimentar diferentes cosas. La discográfica permitió mucha creatividad a los artistas. “Superwoman” era una canción muy madura, creo que estaba en la veintena en esa época y la letra superaba mis experiencias de vida. Todavía no me había casado ni me había convertido en madre. Trataba de representar lo que yo entendía y daba por hecho, etc. hasta que al fin tomé la buena decisión y me aferré a mi familia. Mi personaje público logró evitar las tentaciones.

P. T. Pues hizo un trabajo sorprendente, ¡parecía totalmente auténtico!

K.W. ¡Gracias! Con el paso de los años y viviendo mis propias experiencias he podido comprender mejor la profundidad de las letras.

P. T. Esta canción es especial porque dice mucho en pocos minutos. Cantó para muchas mujeres y por eso fue considerada un himno a la feminidad.

K. W. La canción valorizaba la familia y hablaba del perdón.

P. T. Usted colaboró en la dirección de esta canción, eso significa que puede llegar a ser una gran guionista.

K. W. He co-dirigido todos mis videoclips. Adoro contar historias. Paul Hunter dirigió algunos de mis videos en aquel momento (también hizo la versión de “Secret Rendezvous” para mis conciertos) y luego se convirtió en un excelente director de cine. También trabajó con los mejores artistas como Michael y Janet Jackson, Asliyah, TLC y Lenny Kravitz. Mathew Rolston dirigió mi video de la canción “Romantic”. Y una mujer se encargó de hacer “Hungah”.

P. T. Ya no se ven más familias Afro-americanas unidas en los videoclips. Tampoco se ven Afro-americanos en sus puestos de trabajo. ¿Piensa que la finalidad y la narrativa en los videos musicales Afro-americanos actuales es grosera? En otras palabras, ¿cómo evaluaría los vídeos actuales de la industria? Y, sobre todo, ¿cuál es su visión de la industria musical?

K. W. [Riéndose bajito] Es una nueva generación y no sé lo que está pasando. Me gustan algunos artistas como Adele, pero creo que necesitamos un renacimiento o una revolución en nuestra era actual. Necesitamos nuevo material. Ahora, ciertas personas de la industria piensan que el sexo vende y tenemos que ver machismo. Además se da mucho repetitismo artístico; quiero decir que se da muy poca originalidad y eso asfixia la creatividad. Quiero ver más diversidad o singularidad como Michael Jackson, Lionel Richie, David Bowie o Barbra Streisand. Deberían aportar más riqueza a la industria, antes había más artistas que tenían su propio sonido y estilo.

P. T. Otra cosa que pienso que nos falta es lo que se vivía los 80, época que considero como la época dorada de los videos musicales. Cuando los artistas publicaban un videoclip en aquel entonces era como un evento, con la regla no escrita de que no se saca un video mediocre con la misma fórmula que los demás. El público ha podido ver por ejemplo a Madonna en Venecia (en su góndola, etc.) en el rodaje de “Like a Virgin” u otras mujeres mostrando su talento y tocando instrumentos como Sheila E. Ahora esto ha prácticamente desaparecido (en la música pop con excepciones como Alicia Keys a quien considero la versión femenina de Stevie Wonder) y la mujer está convirtiéndose en objeto más que nunca.

K. W. ¡Tiene razón! Sheila E. era una de mis favoritas también. Como usted dice, el arte Afro-americano de entonces no es como el de ahora. En estos días, se centran en la imagen y en lo que vende y no se van a tomar el riesgo de cambiar la fórmula. Creo que dejan muy poco espacio a la creatividad y la originalidad.

P. T. Háblenos de los compositores de su gran éxito “Superwoman”. ¿Quién tuvo la idea de este himno a la feminidad y le hizo dar fruto? Y, ¿cómo comenzó a colaborar con estos grandes compositores?

K. W. Bueno, Babyface, L. A. Reid y Daryl Simmons escribieron esta canción. Todos sabemos que son unos artistas fenomenales; Babyface y L. A. Reid han escrito unas 100 canciones que se han posicionado en el top 10. Fue una bendición para mí el estar rodeada de estas personas. En esos momentos, Benny Medina1 (quien colaboró más tarde con J-Lo, etc.) fue la persona clave en el departamento A&R de mi sello discográfico. Él pensó que me vendría muy bien trabajar con estas leyendas de la música y me los presentó. Tuvimos una buena química y quisieron producir al menos la mitad de mi álbum. Me encantó la manera en que contaban historias a través de sus excelentes letras. Fue interesante para mí y para el público ver cómo estos hombres pudieron expresar a través de sus letras los sentimientos de una mujer. Babyface tenía el don de transmitir lo que una mujer espera y quiere siendo un hombre. Yo era muy joven y no tenía mucha experiencia de vida para comprender lo que la canción comunica. Era una canción muy madura para mí y no comprendía la profundidad el significado de ser una “Superwoman”. Fue una gran sorpresa para mí porque no sabía que las mujeres iban a conectar así con la canción y me sentí como si les estuviera hablando. “Superwoman” les dio una sensación de fuerza y de abandono del materialismo. Era una canción muy poderosa con un potente mensaje, las mujeres no deberían dar nada por sentado.

P. T. Usted hizo una nueva versión de la canción, ¿podría hablarnos de ello?

K. W. No la publiqué. Al final decidí no tocarla, a veces, es mejor dejar sola la canción.

P. T. Tengo que decirle que este álbum era tan bueno que mi ex novio me lo tomó prestado (10 años después de su lanzamiento) y ¡nunca me lo devolvió! ¡Quizá no quería que tuviera este himno a la feminidad! [Se ríe muy alto].

K. W. ¡Qué gracia!

P. T. Lo gracioso de esta historia es que en aquel momento yo no tenía ni idea de que iba a ser periodista en el futuro. Y es muy especial que la esté entrevistando ahora. Me quitaron su álbum pero ahora estoy hablando con usted y estoy muy feliz porque no me lo hubiera imaginado en aquel momento.

K. W. [Se ríe muy alto] ¡Eso es lo bonito de la vida! Nunca se sabe, ¿no es genial? Es una historia muy linda [Se ríe bajito].

P. T. Supongo que debo tener cuidado, tengo una gran colección de música [Se ríe bajito]. Le dijo a los medios de comunicación que “Superwoman” la hizo crecer como artista. ¿Podría explicarnos esto?

K. W. La canción me dio una cierta responsabilidad al otorgarme el papel de ser un modelo femenino. Ser una “Superwoman” conlleva el mensaje de que, como mujer, no camino detrás de ti sino al lado de ti. Para muchos no era solo una canción… sino un movimiento. Desde luego que me ayudó a crecer.

P. T. Lo que también adoro de su canción “Superwoman” es que vocaliza muy bien y podemos entender lo que dice. No pasa con todos los artistas. Además, en esa época hacía solo un año que yo hablaba inglés de forma fluida. El hecho de que su canción fuera tan accesible (con un excelente videoclip que pegaba totalmente con la letra) fue muy importante para triunfar en todo el mundo. El mensaje era simple y poderoso.

K. W. ¡Oh, gracias! Es muy interesante escuchar esto.

P. T. Su primer éxito internacional fue “Secret Rendezvous” ¿Quién hizo la excelente coreografía que vemos en el videoclip?

K. W. [Se ríe] Esta es una buena pregunta. Antes hablé de Shalamar, ¿conoce este grupo?

P. T. Por supuesto, Jody Watley fue un antiguo miembro.

K. W.  Exacto, Jeffrey Daniel hizo mi coreografía.

P. T. No me sorprende escuchar eso; siempre supe que había alguien grande detrás. ¡Tuvo al mejor coreógrafo!

K. W. Definitivamente. Me está haciendo traer muy buenos recuerdos [se ríe].

P. T. ¿Cuáles son sus canciones favoritas y por qué?

K. W. Siempre elegiré mi material no comercial. Me encanta mi canción “Beside You” (que co-escribí) de mi segundo álbum Ritual of Love. Me gusta porque la letra es preciosa y no tiene edad. Trata de cuando se está enamorado; la persona a tu lado es tan importante. Yo estaba felizmente casada en ese momento y la canción reflejaba totalmente cómo me sentía. Esta canción me lleva a un momento precioso de mi vida.

P. T. Sé que usted es espiritual. ¿Es eso lo que la ayudó a mantener sus valores en lugar de dejarse llevar por las tentaciones que pueden aparecer en la industria del entretenimiento?

K. W. Totalmente. Como ya dije, creo que tuve una protección espiritual alrededor de mí. Supe proteger mi corazón, sobre todo en esta industria. También tuve la bendición de gozar del apoyo de mi familia, mis amistades y mi comunidad. Fue una buena herramienta que me ayudó a llegar al éxito. Quiero ser luz en un mundo de sombras y eso se hace dando un pasito a la vez.

P. T. ¿Cuáles son sus proyectos de futuro?, ¿le gustaría escribir una autobiografía? ¿Qué puede compartir con nosotros sobre su próximo libro What Makes a Superwoman? ¿Puede hablarnos también de su propia casa discográfica?

K. W. Tengo varios proyectos que se encuentran en distintas etapas de desarrollo. Voy a protagonizar y producir con Marc Lamont Hill una serie dramática llamada “Finding Forever”, escrita y dirigida por Stacey Muhammad. También estoy escribiendo y produciendo una película de bajo presupuesto llamada “Love out of Order”. Además estoy trabajando sobre un libro de autoayuda y un programa de televisión que se llamará Being a Superwoman. Estoy en constante crecimiento y aprendizaje. Creo que mi marca englobará al final todo lo que concibe mi corazón. Así que, como puede ver, estoy haciendo bastantes cosas. What Makes a Superwoman será una autobiografía sobre mi experiencia de vida que incluye los problemas que afronté. Será una combinación de lecciones y reflexiones de vida. También revelaré cómo se hace para manejar todo eso: ser esposa, madre, tener una carrera y hacerlo todo de la mejor forma porque esto es lo que hace a una “superwoman”. Se trata de equilibrio. Mi casa discográfica se llama Kayn White Enterprises. Estoy trabajando sobre un álbum clásico que se titula The Classic’s Vol. 1. en el que incluiré algunas versiones de los grandes artistas.

P. T. ¿Va a lanzar a otros artistas ahora que tiene su casa discográfica?

K. W. Finalmente sí, pero ahora estoy trabajando en mi propio material. Es una compañía de producción así que vamos a publicar libros, canciones, bandas sonoras, etc.

P. T. Háblenos de Carpe Diem, el libro que acompaña su último CD.

K. W. Es un libro de poesía sobre la vida, la libertad el triunfo y el crecimiento. Lo escribí junto a Tony Haynes. Este álbum representa mi regreso a la música después de 17 años de retirada. Tanto el álbum como el libro son inspiradores y pueden ayudar y motivar positivamente a muchas personas en su vida diaria.

P. T. ¿Qué puede decirnos de su canción “Unbreakable” de su último álbum Carpe Diem? ¿Quién lo escribió y cuál es el mensaje principal que desea transmitir con él?

K. W. Mi hijastro Brandon Lewis y yo escribimos “Unbreakable”. La canción trata de no dejar que nadie altere tu ánimo, tu amor en todos los aspectos de la vida porque, por desgracia, mucha gente puede hacer eso. Además no tienen buenas intenciones y pueden hacerte dudar de ti mismo. Hay que evitar que la gente controle lo que hay dentro de tu corazón, sobre todo en las relaciones. Muchas mujeres conceden este poder a los hombres y es muy importante que nos protejamos y nos mantengamos fuertes, irrompibles.

P. T. Háblenos de su última gira en África y de cómo le ha ido en los 5 continentes durante su carrera. ¿Podría nombrarnos los 5 países que más le gustaron y explicarnos por qué?

K. W. Uganda fue mi primera parada en África, la experiencia fue sorprendente. Me divertí mucho en la gira y me dieron ganas de volver. La gente de allí me motivó a investigar más sobre mi propia historia y aprender sobre mis ancestros. No puedo nombrar 5 países, pero una de mis naciones favoritas es Japón con quien tengo una relación duradera. Cuando bajo del avión, los admiradores están ahí con regalos, aprecian mi arte de verdad. Sin embargo, hablan poco inglés, lo que tenemos es más bien una conexión espiritual.

P. T. Como dice una célebre cita, la música es un idioma universal.

K. W. ¡Totalmente! Japón es el país donde más actué; amo esta nación y su cultura. Es mi número uno. También me gusta el Reino Unido, considerado como el pionero de la música. Si eres popular en el Reino Unido significa que lo conseguiste. Son los creadores del gusto y tienen un gran respeto por los artistas. Cuando iba allí, vendía las entradas de mi show al completo aunque no hubiera ido allí en 18 años. Las críticas eran geniales; consideraron que hice una actuación soberbia en el jazz club, etc. lo que significa mucho para mí. Todos los artistas quieren ser reconocidos en Reino Unido, sobre todo en Londres. No sé qué otras naciones podría nombrarle.

P. T. ¿Ya ha actuado en Canadá?

K. W. Si, hace dos años con Big Daddy Kane en Toronto. Disfruté de los canadienses y de la hermosa ciudad, al igual que los británicos, los canadienses conocen su música.

P. T. ¿Qué me dice sobre Montreal, la ciudad donde vivo?

K. W. Fui allí hace tres años, antes de mi regreso. Creo que nunca he actuado en esta ciudad, solo fui a un programa de televisión. Pero estaría bien actuar allí. Para concluir, no he estado en los 5 continentes, nunca he visitado Australia en Oceanía y me gustaría mucho. He visto 4 continentes.

P. T. Su hija fue a la Universidad de Howard. Muchos HBCU tienen problemas financieros, ¿qué significan para usted estas entidades educativas?

K. W. Estas instituciones tienen un gran valor para mí ya que históricamente han formado a nuestros estudiantes Afro-americanos. Algunos estudiantes destacados fueron allí: Phylicia Rashad, Debbie Allen, Toni Morrison, Anthony Anderson por nombrar algunos.
Mi hija se licenció en Howard y hace unos meses tuvo un almuerzo con sus mentores, me envió una foto de ese evento. En su red de mentores hay una famosa presentadora de radio con una personalidad arrolladora, es increíble. En el almuerzo había 10 personas y le dieron consejos sabios sobre cómo podía prosperar en su carrera de periodista. Tener este tipo de mentores es un apoyo enorme dentro y fuera de la escuela.

P. T. Esta es mi última pregunta:

Usted tiene muchos roles, ¿cómo se describiría a sí misma como artista, madre y empresaria?

K. W. [Se ríe bajito]. Como artista, soy una bola de fuego llena de energía, adoro actuar. Como madre, soy muy firme y comprensiva. Como empresaria, soy ambiciosa, perspicaz, centrada, fuerte e incesante.
He disfrutado mucho respondiendo a sus preguntas. Es usted muy culta y tiene muchos conocimientos sobre la industria de la música. Además puedo ver que le gustan diferentes tipos de música. Debería escribir un libro sobre artistas y me gustaría aparecer en él porque usted sabe cómo sacar información interesante en las entrevistas.

P. T. ¡Gracias! La música es una de mis grandes pasiones y la he vivido desde mi infancia. El primer instrumento que aprendí a tocar fue el violín cuando tenía 5 años. Me interesan los artistas que han vivido antes de que yo naciera, aquellos que ya tuvieron éxito, y también los artistas actuales. Gracias, Sra. White por esta excelente entrevista. Ha sido un enorme placer hablar con usted.

K. W. Igualmente, el placer es mío. Pienso que hace un trabajo magnífico con su revista online, no es explotadora sino educativa.

P. T. Gracias de nuevo y espero que esta entrevista ayude de verdad a los aspirantes que tratan de hacerse hueco en el mundo de la música.

K. W. De nuevo, el placer es mío y espero que mi experiencia ayude a los que quieren empezar en la industria. Cualquier cosa que comparta es una bendición.

 
















Discografía:

1988 Karyn White
1991 Ritual of Love
1994 Make Him Do Right
2012 Carpe Diem

Discos compilatorios:

1995 Sweet & Sensual
2007 Superwoman: The Best of Karyn White

Extracto de "Unbreakable":

Amor, estoy muy convencida por la forma en que me tratas
De que no quieres estar conmigo.
Tus actos y tus palabras no significan nada
Y siento dolor.
 
Pero no lloro todas mis penas y ahora estoy completamente sola
No hay mal que por bien no venga, de eso trata el amor.
Nadie con aires de superioridad contándome mentiras
Creí que no podía aguantarlo más, porque mi corazón es irrompible.
 
Recoge los trozos de mi corazón.
Únelos y fabrica uno nuevo.
Pasé por todo esto, aprendí del dolor,
Y a pesar de todo, mi corazón permanece.
 
Irrompible, irrompible,
Irrompible, mi corazón es irrompible.
Irrompible, pon tus manos en mi pecho
Arranca mi corazón directamente del alma,
Soy irrompible.
 
Demos paso a la calma,
Me hiciste parecer tonta ante mis amigos.
Me estoy escapando del la verdad, y ésta te está alcanzando a ti.
Envuelve los pedazos de mi corazón con todos los juegos que me hiciste,
Ahora tienes que ser maduro.
 
Te sientas ante mí, sonríes y dices que me amas
Cuando sales con tus amigos, me faltas al respeto.
Mírame a los ojos, me estás mintiendo,
Creí que no podía aguantarlo más, porque mi corazón es irrompible.

Web official de Karyn White: www.karynwhite.me 

-----------------------------

1 La famosa serie El Príncipe de Bel-Air se basaba en la vida de Medina. Además, él fue uno de los productores del programa