Entrada ENTREVISTAS Una entrevista verídica con el Dr. Ben Carson MD: Un icono americano
Una entrevista verídica con el Dr. Ben Carson MD: Un icono americano PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Patricia Turnier   
Lunes 14 de Septiembre de 2015 00:00

 

 


El doctor Benjamin Solomon Carson sénior, doctor en medicina, nació en Michigan en 1951 de una madre joven procedente de los barrios pobres de Detroit.  El Dr. Carson y su hermano mayor, Curtis, crecieron en un entorno desfavorecido en el que reinaba el crimen y la violencia. Sus padres se divorciaron cuando el Dr. Carson era muy joven. El Dr. Carson y su hermano fueron criados por su madre. Tras el divorcio de sus padres, Carson perdió confianza en sí mismo y creía a sus compañeros de clase, que lo insultaban y lo ponían de vuelta y media. Interiorizó estos insultos y empezó a desarrollar un temperamento violento. Su madre y su hermano le animaron a afrontar el reto esforzándose por buscar la perfección.

Gracias a la gran confianza que su madre depositó en él, este último recuperó la confianza en sí mismo y se instruyó por sí mismo leyendo dos libros por semana. Tenía que entregar a su madre resúmenes de sus lecturas. Esta última tenía solo una escolaridad de tercer grado, pero un doctorado en la vida. Motivaba a Carson diciéndole: “Bennie, si sabes cómo leer, puedes aprender y saber prácticamente todo lo que quieras. Las puertas del mundo están abiertas a cualquier persona que sepa leer. Y mis hijos alcanzarán el éxito en la vida porque se convertirán en los mejores lectores de su escuela”. Su madre comprobaba regularmente sus deberes y los de su hermano. Los animaba a aceptar el reto de destacar mediante la lectura, incitándolos a apagar la televisión. Las notas de Carson mejoraron gradualmente. A la tierna edad de ocho años, el Dr. Carson compartió los siguientes pensamientos: “Me encanta escuchar historias en la iglesia y parece ser que los misioneros son la gente más noble del mundo. Han hecho estos sacrificios. ¡Vaya! ¿Existe algo más formidable que esto? Los increíbles logros del Dr. Carson son notables y, a pesar de las dificultades en los inicios de su vida, ha salido adelante contra viento y marea. La disciplina y la perseverancia de Carson, su dura labor y su profunda fe en la religión dieron sus frutos. Como estudiante, pasó de ser el último de la clase a ser el primero. Desde entonces, jamás ha bajado de este nivel.

El Dr. Carson obtuvo el título en sicología en la Universidad de Yale y se graduó en la facultad de medicina de la Universidad de Michigan. Más tarde terminó el internado en cirugía general y la residencia en cirugía neurológica en el hospital Johns Hopkins. En 1982 fue nombrado médico residente jefe y asociado en cirugía neurológica en el hospital Johns Hopkins. Posteriormente, fue director de clínica sénior de neurocirugía en el hospital Sir Charles Gairdner del centro médico Reine Elizabeth II, en Australia Occidental. En 1982, fue nombrado residente jefe y asociado en cirugía neurológica del hospital Johns Hopkins. Posteriormente, fue jefe de clínica sénior en el hospital Sir Charles Gairdner del centro médico Reine Elizabeth II, en Australia Occidental. En 1984, tras haber pasado un año en este país, volvió a Hopkins para convertirse en el jefe de neurocirugía pediátrica más joven de la nación a la edad de 33 años, además de ejercer las funciones codirector de oncología neuroquirúrgica, de profesor adjunto en oncología y cirugía neurológica del centro para niños Johns Hopkins.

En 1987, El Dr. Carson obtuvo el reconocimiento internacional por haber dirigido, durante 22 horas, la cirugía de un importante equipo médico que separó con éxito a dos gemelos alemanes que estaban unidos por la parte trasera de la cabeza. Fue un adelanto histórico. En 1997, el Dr. Ben Carson y su equipo estuvieron en África para separar a dos hermanos siameses, Luka y Joseph Banda, dos bebés lactantes varones oriundos de Zambia. Estos niños sobrevivieron sin que ninguno de ellos sufriera ningún daño cerebral. Los Banda fueron los primeros gemelos craneópagos de tipo II (es decir, unidos por la parte superior de la cabeza) que fueron separados con éxito mediante cirugía. La intervención duró 28 horas. El Dr. Carson aportó también progresos en la cirugía del cerebro para ayudar a controlar los ataques entre los bebés lactantes y demostró gran éxito entre los adultos que sufren neuralgias del trigémino. Este estado causa un dolor facial severo, calificado de “enfermedad suicida”, porque algunos adultos eligen acabar con sus vidas a soportar tal nivel de sufrimiento. En 2004, el Dr. Carson fue nombrado, por el entonces presidente George W. Bush, miembro del consejo presidencial sobre la bioética. El Dr. Carson es, desde hace mucho tiempo, director de neurocirugía pediátrica del centro hospitalario para niños Johns Hopkins (www.hopkinschildrens.org). Es conocido por acordar el máximo de atención a cada caso. Posee competencias en lesiones causadas por traumas del cerebro, en tumores cerebrales o de la médula espinal, en acondroplasia, en patologías neurológicas o congénitas y en neuralgia del trigémino. Las contribuciones del Dr. Carson aportaron notoriedad al centro hospitalario para niños Johns Hopkins en el campo de la neurocirugía pediátrica. Ha publicado trabajos colosales en el terreno médico y ha escrito más de 100 publicaciones sobre neurocirugía así como cuatro libros que se han convertido en superventas. Estas obras se han traducido a varias lenguas. El Dr. Carson es miembro de la Alpha Omega Alpha Honor Medical Society (Sociedad Médica Honorífica Alpha Omega Alpha), de la Horatio Alger Society of Distinguished Americans (Asociación de Americanos Distinguidos Horacio Alger) y de otras prestigiosas asociaciones.

El Dr. Carson ha recibido más de 50 doctorados honoris causa y una docena de menciones honoríficas nacionales. En febrero de 2008, recibió la medalla Ford del teatro Lincoln y, en junio de 2008, la medalla presidencial del entonces presidente George W. Bush. Se convirtió en el primer médico afroamericano que recibe la medalla presidencial, medalla concedida a 25 médicos en la historia americana. Se trata del honor más grande atribuido a un civil en este país. Este premio fue creado en 1945 por el expresidente Harry Truman. En 1963, el presidente John F. Kennedy amplió las categorías de esta medalla. En aquel año se estableció, mediante la orden ejecutiva 11085, que la medalla sería concedida por el presidente a cualquier persona que realizase una contribución meritoria para 1) la seguridad o los intereses nacionales de los Estados Unidos; 2) la paz mundial o 3) una contribución cultural u otra, ya sea pública o por iniciativas privadas. La CNN y la revista Time han clasificado al Dr. Carson entre los 20 principales médicos y científicos. Es una “leyenda viva” de la biblioteca del congreso. En 2006, recibió la medalla Spingarm, el máximo honor concedido por la NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color).

El Dr. Carson tiene intereses diversos que van más allá de la profesión médica. Toca varias teclas: es autor, es orador de motivación (para el sistema escolar, los grupos cívicos, las corporaciones, el President’s National Prayer Breakfast), es filántropo, sanador y líder entre otras funciones. En 2003, hizo incluso una corta aparición en la película “Dos en uno”, un largometraje que trata sobre siameses interpretados por Matt Damon y Greg Kinnear. Para el Dr. Carson, procurar la accesibilidad a la educación también representa un asunto importante. En 1994 fundó con su esposa el Carson Scholars Fund http://carsonscholars.org/ (Fondo de Estudios Carson) para niños entre el cuarto y el undécimo año con una media elevada (3,75 o más). Los niños merecedores deben demostrar también una alta implicación en la comunidad. El Dr. Carson está interesado en maximizar el potencial intelectual de cada niño dándoles oportunidades. El Carson Scholars Fund creó acogedoras salas de lectura así como otros lugares para alentar y recompensar a los estudiantes que leen. El Dr. Carson y su esposa han donado millones de dólares procedentes de su propio bolsillo y han realizado obras caritativas para ayudar a los jóvenes escolares. El Dr. Carson fue cofundador de Angels of the OR para ayudar a la gente (que no está cubierta por un seguro o que no lo está lo suficiente) a tener acceso a la neurocirugía. La organización caritativa del médico “el Benevolent Endowment Network Fund” (el fondo BEN) ha ofrecido asimismo apoyo financiero a los estudiantes que necesitan una neurocirugía. El Dr. Carson es conocido por todo el mundo como un hombre que se dirige a los demás amablemente, sin preocuparse por el origen étnico, la clase social o la religión de su interlocutor. Permanece natural y está desprovisto de cualquier pretensión, cualidades que son muy apreciadas por un gran número de personas. Pero no se adjudica todo el mérito, sino que declara que es guiado por una fuerza mayor: “Dios me ha dado el talento para hacer mi trabajo”.

Algunas personas están tan conmovidas por la historia de este médico y sus logros, que todos los años se representa una obra de teatro que trata de su vida ante miles de estudiantes en Maryland. El 7 de febrero de 2009, se emitió también una película en la cadena TNT. Este largometraje, titulado “Gifted hands: The Ben Carson story” (Manos Milagrosas: La Historia de Ben Carson), cuenta la vida del Dr. Carson. Su personaje fue interpretado por Cuba Gooding júnior, actor y productor de la película y ganador de un premio Óscar. Kimberly Elise interpretaba el papel de la madre del médico. El Dr. Carson es un humanista y una leyenda viva.  Se le considera uno de los mentores mundiales más significativos y el mejor en su género.  Hablamos con él el 3 de agosto del 2009 y compartió amablemente con nosotros su experiencia y su experticia durante esta extensa entrevista.  Este artículo ha sido escrito en inglés y traducido al francés por la propia autora: Patricia Turnier, redactora jefe de Méga Diversité, Máster en Derecho (LL.M). La entrevista ha sido difundida en Canadá y en África.

Desde que se realizó la entrevista que figura más adelante, el Dr. Carson se ha retirado. En 2014 escribió los libros siguientes: One Nation: What We Can All Do to Save America's Future, One Vote: Make Your Voice Heard (Un voto: haga que su voz sea escuchada) y You have a Brain. Actualmente es candidato republicano a la presidencia americana. Ha sido criticado, entre otras cosas, por sus opiniones sobre los homosexuales. Para obtener información más reciente acerca de este médico, puede hacer clic en el enlace siguiente: http://www.megadiversidad.co/entrevistas/180-cara-a-cara-con-el-destacado-neurocirujano-pediatrico-dr-ben-carson-md.html. La siguiente entrevista es la más leída de nuestro WebMag.

[Traducciones del francés por Rafael Izquierdo-Valladares, Máster (MA) en Estudios Hispánicos y doctorando en Literatura Comparada, opción literatura hispánica]

Patricia Turnier (LL.M) se dirige al Dr. Ben Carson (MD):

P. T.: Ha dedicado a su madre su éxito Manos Milagrosas. Ella siempre ha tenido una gran influencia positiva en su vida. ¿Puede compartir con nosotros lo que ella representa para usted?

Dr. B. C.: Es una mujer con tan solo un tercer grado de escolaridad. Procede de una familia de 24 hijos y se casó a los 13 años. Cambió Tennessee por Detroit. Tras muchos años, descubrió que su marido era bígamo. Tenía la responsabilidad de criar a dos hijos pequeños. Tenía que encontrar la manera de desenvolverse ella sola. Quiero añadir que es una mujer hermosa y que hubiera podido casarse de nuevo. Renunció a todo esto y dedicó toda su vida a sus hijos. Si hacemos cálculos, éramos pobres, pero nunca indigentes o desfavorecidos. Nuestra madre ha enriquecido plenamente nuestras vidas. Quería asegurarse de que tuviéramos un buen punto de partida en la vida. Sacrificó prácticamente su vida por nosotros. Mi madre es la que nos ha dado todas las posibilidades a mi hermano, que es un ingeniero coronado por el éxito, y a mí. Desde la infancia buscábamos sus consejos. Aprendimos de nuestra madre que había oportunidades en la vida y que podíamos lograr todo lo que quisiéramos. Es una señora muy inteligente, fuerte, sincera y compasiva. Nos sentimos muy agradecidos y bendecidos. Le atribuimos el mérito de haber sido la que ha asegurado el mantenimiento de la fuerza en nuestra familia. Le damos todo nuestro respeto y le rendimos homenaje.

P. T.: Hubo un tiempo, Dr. Carson, en el que pensó en la psiquiatría como especialidad. Incluso llegó a estudiar psicología en Yale. Sus intereses han cambiado. ¿Cómo decidió escoger la neurocirugía y trabajar, específicamente, para los niños?

Dr. B. C.: Siempre he dicho que esto prueba que Dios tiene buen sentido del humor, porque inspiró a mis padres para que me pusieran Salomón de segundo nombre. Debía saber que tendría una gran afinidad con el libro de los Proverbios, que leo cada mañana y cada noche desde que intenté pegar a alguien cuando tenía 14 años. Cuando Salomón se convirtió en rey de Israel, un acontecimiento que le valió grandes elogios fue la decisión que tomó cuando dos mujeres fueron a verlo reclamando ser las madres de un mismo niño. Recomendó dividir al bebé. Se trataba de una prueba para ver quién era la verdadera madre. Resultó ser aquella que quería que el bebé fuese salvado. Salomón goza del reconocimiento de ser el rey más sabio de todos los tiempos. Lo divertido, a propósito de esta historia, es el hecho de que después yo haya sido reconocido por haber dividido bebés en 1987. El darme el mismo nombre que al rey Salomón me hace pensar que Dios tiene un gran sentido del humor. Sabía lo que iba a pasar.

P. T.: Usted se ha convertido en alguien conocido internacionalmente gracias a su adelanto en la operación de los siameses en 1987. ¿Qué representa para usted este gran logro y su reconocimiento?

Dr. B. C.: Era formidable gozar de 15 minutos de gloria en 1985 por haber practicado hemisferectomías y de otros 15 minutos de éxito por haber hecho una derivación intrauterina en 1986. Más tarde, recibí otros 15 minutos de gloria adicionales, en 1987, por los gemelos alemanes. Con respecto a estos últimos supe, por cierto, que serían más de 15 minutos de celebridad. Los medios no son estúpidos y se dieron cuenta de que yo era el mismo hombre que había llevado a cabo las dos operaciones anteriores. Se informaron sobre mis antecedentes. Sabía que las cosas cambiarían a partir de aquel momento. Con el transcurso de los años he decidido, conscientemente, que deseaba que mi notoriedad fuera fructífera. He querido utilizar esta plataforma para intentar ayudar de verdad a los jóvenes a explotar su potencial. Quiero que sepan lo que pueden lograr individualmente. La gente joven debe darse cuenta de que no tiene que ser víctima de su entorno o de las personas que la rodean. Mientras tenga cerebro, posee la habilidad de pensar y de elegir; todo es posible. Para mí, es también imperativo hablarles acerca de la educación.

P. T.: En los medios, usted ha hablado de su segundo nombre, Salomón. ¿Puede compartir con nosotros la bonita historia del rey Salomón y cómo está relacionada con su propia historia?

Dr. B. C.: Siempre he dicho que esto prueba que Dios tiene buen sentido del humor, porque inspiró a mis padres para que me pusieran Salomón de segundo nombre. Debía saber que tendría una gran afinidad con el libro de los Proverbios, que leo cada mañana y cada noche desde que intenté pegar a alguien cuando tenía 14 años. Cuando Salomón se convirtió en rey de Israel, un acontecimiento que le valió grandes elogios fue la decisión que tomó cuando dos mujeres fueron a verlo reclamando ser las madres de un mismo niño. Recomendó dividir al bebé. Se trataba de una prueba para ver quién era la verdadera madre. Resultó ser aquella que quería que el bebé fuese salvado. Salomón goza del reconocimiento de ser el rey más sabio de todos los tiempos. Lo divertido, a propósito de esta historia, es el hecho de que después yo haya sido reconocido por haber dividido bebés en 1987. El darme el mismo nombre que al rey Salomón me hace pensar que Dios tiene un gran sentido del humor. Sabía lo que iba a pasar.

P. T.: Sé que es usted muy espiritual y que Dios es una fuente de inspiración en su carrera como médico. En su exitoso libro “Think Big” (Piense en grande), los lectores se enteran de que reza por sus pacientes. Es poco común oír a un médico hablar abiertamente de su fe. Usted ha compartido con los medios su filosofía B. I. G. La última letra, G, es por Dios (God en inglés). Ha dicho: “siento con fuerza que en la sociedad americana no tendríamos que tener vergüenza de Dios. No deberíamos distanciarnos de Él. Debemos considerar el hecho de que esto se encuentra en nuestro dinero. En cada moneda y cada billete está escrito ‘In God We Trust’ (En Dios confiamos). Cuando creamos esta nación, creíamos en Dios”. ¿Dr. Carson, podría compartir con nosotros cómo su fe le ha ayudado en su vida y su carrera?

Dr. B. C.: Fue cuando tenía 14 años y después de haber intentado golpear a otro joven. Antes de este acontecimiento, Dios era, para mí, una figura nebulosa. Hasta entonces, para mí se trataba simplemente de alguien cuya palabra se predicaba y que todo el mundo conocía un poco, pero no era una persona con la que yo tuviera una relación personal. Durante las tres horas que pasé en el cuarto de baño después de haber intentado golpear al joven, comprendí que Dios es real. Él cambió mi vida aquel día. A partir de aquel momento no solo empecé a depender de Él como mi padre celestial, sino también como mi padre terrestre. Cada vez que tenía un problema acudía a Él. He de decir que respondió a la mayoría de las peticiones que le hice. Esto es particularmente importante para mi carrera. He tenido que enfrentarme a varios casos controvertidos. Le he pedido que me dé la sabiduría para saber qué hacer.

P. T.: En 1994, creó junto a su esposa el Fondo de Estudios Carson. El Ben Carson reading project (Proyecto de lectura Ben Carson) es un programa de esta fundación. ¿Puede hablarnos del club de lectura Ben Carson?

Dr. B. C.: De hecho, descubrimos que en este país existen varias escuelas primarias que no tienen bibliotecas. Nosotros reconocemos que entre el 70 % y el 80 % de los estudiantes que abandonan la escuela secundaria son analfabetos funcionales. Queríamos encontrar una manera de ocuparnos de este problema. Estas salas de lectura son lugares bonitos. Las hemos decorado como Disneylandia. Son lugares que los niños no pueden ignorar.

P. T.: Pienso que es una idea formidable que las salas hayan sido decoradas de este modo. También creo, sin lugar a dudas, que los libros que se utilizan en las escuelas primarias tienen que tener ilustraciones atractivas para los niños. Me parece que pueden aprender mejor de esta manera.

Dr. B. C.: Sí, sin duda. Los niños que frecuentan estas salas de lectura consiguen puntos por la cantidad de tiempo que pasan en ellas y por el número de libros leídos. Pueden coleccionar esos puntos para, al final, conseguir un premio. Al principio lo hacen por el premio, pero no pasa mucho tiempo antes de que esto repercuta en otros aspectos de sus vidas como, por ejemplo, en sus tareas escolares.

P. T.: ¿Forma esto parte de sus planes para desarrollar el Fondo de Estudios Carson fuera de los Estados Unidos e implantarlo en otros países como, por ejemplo, en Haití?

Dr. B. C.: Por supuesto. En la actualidad, la fundación es operativa dentro de 34 estados. Nuestro objetivo prioritario consiste en implantarlo en todos los estados. Después nos gustaría, sin duda, ponerlo en marcha en otros países como Haití.

P. T.: En junio del 2008 recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, la más alta condecoración civil, de manos del entonces presidente George W. Bush. Se convirtió en el primer médico afroamericano que recibe este reconocimiento. ¿Qué significa para usted este honor?

Dr. B. C.: Pienso que recibir este honor, así como los obtenidos anteriormente de parte de otras instituciones, es bueno para los demás. Este reconocimiento es significativo para mí en la medida en que puede inspirar a los jóvenes procedentes de todos los entornos. Esto les permite ver que su origen no tiene importancia. Se puede proceder de una situación de lo más desesperada y tener éxito a fuerza de motivación y de determinación. Si se aplica mentalmente para trabajar duro y utiliza su talento divino, puede marcar la diferencia en la sociedad. Esto es lo que significa realmente para mí recibir este premio civil.

P. T.: En su exitoso libro “Corre el riesgo”, nos enteramos de que el 80 % de los americanos que está en sexto grado no es capaz de situar los Estados Unidos en un mapa del mundo. ¿Qué piensa que debe hacerse para mejorar la calidad de la educación en este país?

Dr. B. C.: Pienso que para nosotros, la clave está en que nuestras declaraciones estén ligadas a nuestras acciones mediante la inyección de dinero. Nos gusta hablar de las deficiencias de la educación, particularmente cuando van a empezar las elecciones. Pero, ¿dónde inyectamos realmente nuestro capital? En estadios deportivos y en el ámbito del entretenimiento. Son las cosas en las ponemos énfasis. Estamos dispuestos a gastar cantidades sustanciales en esos ámbitos. Una ciudad emitirá bonos y organizará todo tipo de actividades a fin de recaudar fondos para construir un estadio o un complejo deportivo que vale medio billón de dólares. Pero las escuelas están decrépitas. Algunos tejados no están cubiertos y nadie se preocupa por ello. ¿Qué mensaje enviamos cuanto, por ejemplo, los atletas y la gente del mundo del entretenimiento están mucho mejor pagados que aquellas personas que tienen un título? ¿Anima esto a los jóvenes a seguir una educación superior? Los estudiantes pueden percibir las contradicciones que vehicula la sociedad. Además, necesitamos encontrar medios mejores para educar a la juventud y equiparla con las herramientas necesarias en lugar de exponerla a los modelos de materialismo y de consumismo.

Ahora, durante nuestra era tecnológica, la información se ha hecho muy sofisticada. La tecnología más avanzada debe presentarse a los estudiantes de manera informativa. Esta es la manera de lograr la atención de la juventud. Hay gente que cree que no se expondrá a todo esto hasta que esté en la universidad. Entonces será demasiado tarde. A este respecto, llegará un momento en que se pensará que la ciencia y las matemáticas son campos reservados únicamente para las personas inteligentes.

Los niños necesitan ser educados también en relación con sus raíces. Una educación cosmopolita es importante porque permite a los niños ampliar sus horizontes. Los padres y profesores deberían, además, exponer a la gente joven a los libros escritos por autores de su edad, como Anne Frank y Sophie Scholl. Los adolescentes pueden, sin duda alguna, identificarse con estas historias. Hollywood debería también producir más películas como Akeelah and the Bee (Akeelah contra todos) puesto que sería una manera estupenda de promocionar las ventajas de la educación. En nuestra sociedad todo el mundo debe participar en esto, porque asegurarse de que los jóvenes se den cuenta de la importancia de estar instruidos concierne a la responsabilidad colectiva. Tenemos que encontrar una manera de hacer que los niños estén en contacto con gente que estimule su interés a una edad temprana. Todo el mundo debe implicarse y animar a los niños. Los padres tienen que participar en las reuniones con los profesores. El gobierno americano podría conceder premios honoríficos a los colegios que muestren un mayor rendimiento entre sus estudiantes. Esta es la manera de que los jóvenes se eduquen mejor ellos mismos y de que estén animados.

P. T.: Podría añadir que, en términos de educación, los profesores ya no reciben el mismo respeto que se merecen. Por ejemplo, en Japón, los niños se levantan después de las clases y dan las gracias a sus profesores. Compartir su saber es uno de los regalos más bonitos que una persona puede dar al prójimo.

P. T.: El acceso a una educación excelente puede resultar muy caro en los Estados Unidos. Puedo añadir que el coste medio se sitúa alrededor de 25 000 $ anuales en una universidad pública y de 40 000 $ en una universidad privada. Por ejemplo, la pareja presidencial, el Sr. y la Sra. Obama pudieron pagar su educación hace apenas cinco años gracias a los superventas del presidente Barack Obama. Seamos realistas. No todo el mundo está capacitado para escribir un libro de éxito. Sé que la educación es un asunto muy importante para usted, Dr. Carson. ¿Qué piensa que debe hacerse en este país para asegurarse de que todos los niños americanos tengan acceso a una educación excelente desde la educación preescolar hasta la universidad?

Dr. B. C.: Una vez más, estas cuestiones no están relacionadas con el hecho de que no gastemos lo suficiente en términos de educación. En lo que se refiere a la educación, gastamos más por habitante que cualquier otra nación del mundo. Y, sin embargo, cuando llevamos a cabo encuestas nacionales, nos clasificamos en el nivel más bajo, particularmente en ciencias y en matemáticas. No es una cuestión de falta de inversión de dinero en esta materia. Se trata más bien del hecho de que tenemos un sistema increíblemente ineficiente en el que la gente se interesa mucho más por sus títulos y puestos que por la educación de los niños. Se trata de un sistema que es demasiado “políticamente correcto”. ¿Por qué digo esto ahora? Si echamos una mirada al sistema de educación pública de hace cien años, era mucho mejor. Por cierto, dado que usted está familiarizada con la cultura francesa, el filósofo francés Alexis de Tocqueville vino a los Estados Unidos para estudiar nuestro sistema educativo porque este daba unos resultados increíbles. Tendríamos que remontarnos en el tiempo y estudiar los ensayos de Tocqueville sobre la educación americana. El nivel era increíblemente alto. Hace 150 años, todos los estudiantes de sexto grado eran capaces de nombrar todos los estados con sus capitales, todos los presidentes y vicepresidentes. Entonces, se tenía que conocer la estructura gubernamental. Se debía poder calcular la distancia recorrida por un tren desde Nueva York hasta San Francisco. Era necesario ser capaz de calcular las superficies y los volúmenes mentalmente, sin lápiz o calculadora como lo hacemos ahora [risas]. Era verdaderamente asombroso. Se trataba de los niveles estándares de aquella época. Lo que era también interesante en aquella época era el hecho de que el sistema escolar enseñaba e infundía los valores de la Biblia a los estudiantes. Por cierto, no me acuerdo si fue Thomas Jefferson o George Washington, pero uno de los dos dijo que era imposible educar realmente a un hombre sin darle el sentido de los valores. A principios de los años 50, nuestras escuelas empezaron a hacerse políticamente correctas. Para empezar, nos dijeron que no mencionáramos a ninguno de los dioses. Cuanto más nos hemos alejado, de este modo, de la ausencia de cualquier sistema de valores, menos hemos educado a los niños con las bases que dan aptitudes en matemáticas, en lectura, en escritura, en el arte de la oratoria, etc. Hemos empezado a introducir todo tipo de cosas sociales y esto se ha convertido un club de bienestar. El nivel de abandono escolar es elevado. No tenemos uno de los porcentajes más elevados en cuanto a diplomados universitarios en el mundo. En términos de educación, las expectativas necesitan sin duda ser mayores porque hemos perdido el valor del saber. Ahora, no sentamos y damos centros de promoción social a la gente. Los niños pueden aprobar sus años escolares muy fácilmente, especialmente en las regiones pobres. Algunos niños aprueban sucesivamente sus años de escolaridad sin tener idea de cómo leer y escribir. En algunos lugares el docente es, sencillamente, un vigilante de niños. Cuando llega alguien e intenta poner en marcha determinados instrumentos para tomar medidas, todo el mundo pone el grito en el cielo. Para ser franco con usted, pienso que es verdaderamente desolador.

P. T.: En lo concerniente a la educación, creo que ha habido un cambio a mediados del siglo XX debido, en gran parte, a la televisión. Los medios han homogeneizado poco a poco la sociedad y han cambiado profundamente el mundo. No obstante, en el siglo XIX, era posible encontrar en Europa a barones, por ejemplo, que hablaban 27 lenguas, una habilidad que ya no existe realmente desde que tenemos algunas distracciones y menos personas autodidactas. Nos hemos vuelto muy dependientes de todo tipo de tecnología y ni explotamos ni desafiamos el potencial de nuestros cerebros. No podemos concentrarnos cuando existen tantas distracciones.

Dr. B. C.: Es cierto que la televisión tiene un impacto en nuestra sociedad. Existe una distracción asociada al hecho de ver la televisión. Esto se agrava con los videojuegos. Es problemático. Pienso que esto forma parte de las razones por las cuales un niño de cada cuatro o cinco está bajo medicación a causa de una deficiencia de atención.

P. T.: El campo de la sanidad en los Estado Unidos representa una séptima parte de la economía de este país. El 21 % de los costes en materia de salud está relacionado con el papeleo (al menos 294,3 billones por año). Este ha sido el caso desde hace años y ni siquiera estamos hablando del tratamiento de los pacientes. En 1996, escribió usted un artículo sobre la reforma de la atención sanitaria para el Harvard Journal of Minority Public Health. Como médico, ¿qué piensa que debe corregirse en el sistema sanitario para que sea más eficaz en los Estados Unidos?

Dr. B. C.: Lo primero que debemos reconocer es el hecho de que en los Estados Unidos gastamos dos veces más por habitante, en atención sanitaria, que el país que nos sigue en el escalafón. De nuevo, como sucede con el sistema educativo, no se trata del hecho de que no invirtamos dinero suficiente en este terreno. Obviamente, hay un problema de ineficacia. ¿Qué necesitamos para lograr una buena sanidad? Necesitamos un paciente y un proveedor de atención sanitaria. Con el tiempo, ha venido un directivo para facilitar la relación. Ahora, ese directivo se ha convertido en la entidad principal junto con el paciente, y el proveedor de atención sanitaria está a sus órdenes. La totalidad de este sistema está completamente fuera de control. Este sistema, que en su conjunto apunta al beneficio de las compañías de seguros, no tiene ningún sentido. “Yo niego que usted necesita cuidados y ganaré más dinero”. Es totalmente ridículo. Lo primero que necesitamos es deshacernos de esas compañías de seguros cuyo objetivo es el beneficio. Tenemos una carencia en cuanto a las pólizas y necesitamos hacer responsable al gobierno del catastrófico sistema sanitario. Debemos hacer responsables a las compañías de seguros solamente de la atención sanitaria de rutina. El hecho de que una fracción de la población americana no tenga ningún seguro de salud crea una situación en la que algunos acaban en una sala de urgencias ocasionando gastos mayores para los Estados Unidos. Si las compañías de seguros se hacen cargo únicamente de la atención sanitaria de rutina, somos capaces de prever la cantidad necesaria de dinero que necesitamos para facilitar las reglamentaciones. Por ejemplo, si no regulamos los servicios públicos, nadie tendrá los medios para pagar la electricidad o el agua. No se puede contar con la buena disposición de la gente, particularmente cuando se trata de algo esencial. El otro punto concierne las facturas y los cobros, puesto que constituyen una gran parte de los gastos. Esto podría hacerse cómodamente a través de la informática.

P. T.: Es lo mismo en el caso de los expedientes médicos.

Dr. B. C.: Exactamente. En términos de facturas, cada diagnóstico está asociado a un código CIM-9 (Clasificación Internacional de Enfermedades). Cada procedimiento tiene algo conocido bajo el nombre de un código CPT (terminología actualizada de procedimientos médicos). Tenemos ordenadores, lo que significa que toda la facturación y los cobros pueden hacerse informáticamente. Hay compañías de seguros que dirán que no es factible porque algunos especialistas deshonestos pretenderán haber practicado dos apendicectomías en lugar de una y querrán que les paguen el doble. En primer lugar, hay pocas personas que harían esto y no se puede crear un gigante burocrático simplemente para pillar a algunos bribones [risas]. Esto no tiene sentido. En algunos países de Oriente Medio, el castigo para los ladrones puede ser extremadamente severo (por ejemplo, la ablación de una parte del cuerpo). Yo no propondría un castigo de esta envergadura, pero es posible crear una sanción que sería tan severa que la gente ni siquiera pensaría en arriesgarse. Por ejemplo, podrían perder la licencia de por vida o ser encarcelados durante diez años y perder sus activos personales. A nadie se le ocurriría intentar defraudar al gobierno o a las aseguradoras. Comprueban rigurosamente cada factura antes de someterla. Si tomamos, por ejemplo, el caso de Suecia, ¿por qué no hay gente que conduce ebria? Porque el castigo por este tipo de infracción es tan severo que nadie considera infringir la ley. Esto forma parte de la cultura. Se ahorraría mucho dinero con esto. Creo firmemente que una de las soluciones está en el endurecimiento de la ley. El gobierno necesita, además, hacer frente a la reforma equivocada en lo que se refiere a la falta profesional médica. Una de las razones por las que los médicos alargan la vida inútilmente, es porque temen ser demandados si actúan de otra manera. Debemos afrontar este problema si queremos controlar los costes de los cuidados sanitarios. Los médicos recomiendan todo tipo de exámenes simplemente para evitar las demandas. Es una locura. Estados Unidos es el único país desarrollado que se enfrenta a este problema. Los demás países industrializados han encontrado una solución. ¿Por qué nosotros no la hemos encontrado aún? Hay poderosos grupos de presión que no quieren encontrar soluciones. Hay mucho dinero en juego, sobre todo en lo referente a algunas demandas frívolas y dudosas. En el pasado, cada vez que alguien intentaba cuestionar a estos poderosos grupos de presión de Washington, siempre había senadores que se batían con el fin de asegurarse de que no hubiera votos registrados con respecto a esta problemática.

P. T.: En Estados Unidos, alrededor de 50 millones de personas no están aseguradas para recibir cuidados médicos. ¿Qué solución ve usted para que todos los ciudadanos americanos tengan acceso a la atención sanitaria? ¿Piensa que su fondo de donativos para la red de benevolencia (fondos BEN) podría ser un modelo para hacer accesible la atención sanitaria a través del país? ¿Qué tipo de plan de sistema universal de sanidad debería crear el gobierno?

Dr. B. C.: El concepto de donativo para la atención sanitaria ya no se llama fondo de donativos para la red de benevolencia. Ahora se llama Angels of the OR. La idea consiste en crear una donación lo bastante grande que permita generar intereses a partir de esos fondos. Estos tienen por objetivo pagar por la gente que no está asegurada. Estamos hablando de alrededor de una séptima parte de la economía, algo enorme y que concierne a la población. Si tiene usted la disciplina suficiente para ahorrar un 10 % durante alrededor de 15 años, tiene una respuesta eficaz para los elevados costes de la atención sanitaria. Con los interesas ganados a partir de ese 10 % durante 15 años, se ayudaría económicamente a un gran número de personas. Creo que si esta disciplina continuase durante un periodo de 25 años, todo el mundo estaría cubierto. En primer lugar, si volvemos a la historia de los 50 millones de personas sin asegurar, tenemos que ser prudentes con ese número, porque no tiene en cuenta a la gente que se encuentra en la transición entre diferentes empleos o que está, temporalmente, fuera del mercado laboral. La situación es inaceptable y deben ponerse en marcha algunas medidas. Sin embargo, tenemos que tener en mente que esta gente puede acudir a las salas de urgencias y que será atendida. El problema es que esto cuesta cinco veces más caro que los costes asociados a una clínica. Tenemos que ser prudentes con respecto a este problema. No obstante, pagamos por la gente y lo hacemos cinco veces más caro. Por consiguiente, el gobierno necesita encontrar la manera de que esas personas acudan a las clínicas. El modo de hacerlo es creando un programa mediante el cual puedan obtener una prestación mensual para la atención sanitaria, como los programas de vales alimentarios. La gente aprenderá cómo utilizar estas prestaciones de manera eficaz. Saben cómo hacerlo con los vales alimentarios. En lugar de gastar una prestación mensual en la sala de urgencias, la utilizarán con más eficacia acudiendo a la clínica. Alguien que es, por ejemplo, diabético, tendrá su situación bajo control si acude a la clínica. No acabará en urgencias. De este modo, concentrándonos en la prevención de la salud, ahorraremos mucho dinero. La uniformidad del sistema de facturación informático ayudará también a mejorar la situación. Podría añadir que el gobierno tendrá que asumir la responsabilidad de un sistema de salud ineficaz y tendrá que tomar las medidas necesarias. Pienso que es un despilfarro gastar otra cantidad colosal de dinero por un sistema sanitario ineficaz.

P. T.: También pienso que el concepto de negocio social de Muhammad Yunus, galardonado con el Premio Nobel de la Paz, debería explorarse en términos de cuidados de salud. En su obra Vers un nouveau capitalisme escribe que el negocio social puede aplicarse en cualquier país y en varios campos como el del sistema sanitario.

P. T.: Este año, se ha producido la película “Manos Milagrosas: La Historia de Ben Carson”. ¿Qué ha sentido a este respecto? ¿Qué ha pensado sobre la interpretación de Cuba Gooding júnior interpretando el papel de su personaje?

Dr. B. C.: Estaba sumamente contento con respecto a todo esto. Han hecho un trabajo absolutamente fantástico. He tenido la suerte de acudir al plató de rodaje. La gente tenía el sentimiento de llevar a cabo una misión. Para mí, lo más importante es que mi historia inspire a los jóvenes, sea cual sea su sueño, en su propia vida y quiero que sepan que con la perseverancia no existe ninguna limitación. He hablado con un periodista que ha visto la película antes de entrevistarme. La ha visto con su hijo de corta edad y, después de verla, me ha dicho que su hijo estaba impaciente por volver a la escuela [risas]. Ha sentido la energía y quería conquistar el mundo. Por consiguiente, mi objetivo principal es inspirar e iluminar a la gente. Quiero que los niños se den cuenta, particularmente, de la importancia de conseguir una buena educación como la clave para llevar a cabo cualquier cosa. Por esta razón, he insistido en que la película no sea realizada en clave de puro entretenimiento. Anteriormente, he hablado con al menos doce productores diferentes de películas que querían realizar el largometraje. Querían dar color a mi historia. Yo estaba en contra de ello. Para mí, era imperativo que la película estuviera basada en hechos reales. Cuando el productor fue elegido recibía llamadas de teléfono tres o cuatro veces al día [risas] para asegurarse de que las cosas se hacían fielmente y verídicamente. Pienso que Cuba Gooding ha hecho un trabajo excepcional. Estaba impresionante. Ha sido una elección excelente. Gooding ha interpretado papeles de diversos géneros. Es un actor que posee múltiples talentos. Él tiene más bien una gran energía y es un hombre fuerte; ha tenido que aprender a calmarse para interpretar a mi personaje [risas].

P. T.: ¿Tiene usted algún mensaje para los jóvenes con respecto al éxito de manera general y consejos para aquellos que están interesados en la profesión médica?

Dr. B. C.: Es importante evaluar la manera de aprender. Por ejemplo, debe saberse si se es una persona visual o auditiva. La gente aprende de maneras diferentes. Debemos tomar un poco de tiempo para aprender a conocernos mejor. Es importante evaluar nuestras fuerzas y nuestras debilidades. Por ejemplo, yo no aprendo verdaderamente escuchando cursos magistrales. Cuando los tenía en la facultad de medicina, no aprobaba fácilmente. En mis primeros exámenes exhaustivos, he tenido resultados mediocres. Mi consejero me dijo que abandonara la facultad de medicina. Me dijo que no estaba hecho para ser médico.

P. T.: ¡Humm, humm!

Dr. B. C.: Afortunadamente, he rezado para tener sabiduría. Acabé por encontrar lo que me creaba problemas. Dejé de asistir a los cursos magistrales y dediqué mi tiempo a leer. Aprendo y asimilo mucho a través de la lectura. Tras este cambio, aprobé con éxito durante toda la época de mis estudios de medicina. Fui a ver de nuevo al consejero y le dije que él no estaba hecho para su trabajo [risas]. Lo más importante es evaluar cómo se aprende. Esto marca toda la diferencia en cuanto a lo que seremos capaces de realizar. Si nos adaptamos al método de otra persona no funcionara. Es importante que los jóvenes exploren sus propios campos de interés. Es así como se adquieren diversas competencias.

El consejo que puedo dar a los jóvenes que quieren convertirse en médicos es que no se desanimen por la cantidad de años necesarios para ser doctor. Cuando estaba en la escuela secundaria, la gente tenía la costumbre de decirme que me convertiría en un hombre viejo cuando terminara los estudios  [risas]. Pero cuando terminé, todos tenían la misma edad que yo  [risas]. Así, por un lado tenemos la juventud y por otro el tiempo, que corre al mismo ritmo para todo el mundo. Si siente que se trata de su vocación, ponga en práctica su plan, porque no hay mejor carrera que la de salvar vidas y dar longevidad a la gente. No hay nada más preciado.

Me gustaría añadir que hay muchos jóvenes que quieren convertirse en estrellas del deporte, del cine o de la música. No hay nada malo en ello, pero solamente un pequeño grupo de personas alcanzará ese nivel. E incluso aquellos que han adquirido una notoriedad de alto nivel, son a menudo considerados ya viejos después de los 30 años. No es fácil estar siempre en la cumbre en el ámbito del entretenimiento. En el deporte, puedes lesionarte. También es posible perder una fortuna, sobre todo si no se tiene una educación. Por consiguiente, es importante tener un plan de seguridad. Nadie puede quitarle lo que ha aprendido. La educación es la base de todo y representa la clave para una larga permanencia en cualquier campo. Da muchas opciones a la gente. Quiero que los niños sepan que se es moderno cuando se poseen muchos conocimientos. Es la forma de hacerse respetar. Quiero que los niños de den cuenta del poder del conocimiento. Por ejemplo, el formidable Frederick Douglass se convirtió, en 1872, en el primer afroamericano nombrado vicepresidente de los Estados Unidos por el Partido por la Igualdad de Derechos dirigido por Victoria Woodhull. Fue nombrado sin notificación. Si él fue capaz de alcanzar ese estatus a finales del siglo XIX, fue porque era altamente respetado por su erudición. Douglass, un autodidacta que aprendió a leer por sí mismo, se convirtió en una de las personalidades más importantes de los Estados Unidos. La educación es la clave para mejorar nuestras vidas. El saber representa la riqueza del hombre.

P. T.: Dr. Carson, le doy infinitamente las gracias por su tiempo y por haber compartido su rico bagaje de experiencias. Ha sido un honor y un privilegio entrevistarlo.

 

 

 

––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––

Información personal:

Estado civil: Está casado con Candy Carson desde 1975. Se conocieron en la Universidad de Yale en 1975. La esposa del Dr. Carson tiene especialidades en tres campos. Siguió cursos de música, de psicología y de estudios pre-médicos. Candy Carson tiene un MBA (Maestría en Administración de Empresas) y es una respetada música. La pareja tiene devoción por la iglesia evangélica cristiana y son miembros la iglesia adventista del séptimo día. El Dr. Carson y su mujer tienen tres hijos.

Educación y formación:

1965-1969: Escuela secundaria Southwestern (Detroit, Michigan)
1969-1973: BA, Universidad de Yale
1973-1977: MD, Universidad de Michigan (Facultad de Medicina)
1978: Diplomate-National Board of Medical Examiners
1983: Licencia médica del Estado de Maryland
1983: Licencia médica – Australia Occidental
Certificaciones obtenidas a través de la American Board (Junta Americana):
1982, 1988: American Board en cirugía neurológica - Certificado
1997: American Board en cirugía neurológica pediátrica

Certificación adicional: Técnicas microcirugías, Universidad Johns Hopkins, Facultad de Medicina

Selección de experiencia educativa y académica anterior:

1968: Ayudante de investigación de laboratorio (Universidad del Estado de Wayne, Michigan)
1976-1977: Instructor de diagnóstico físico (Facultad de medicina, Universidad de Michigan)
1981: Residente sénior de neurocirugía, Hospitales de la cuidad de Baltimore (Baltimore, Maryland)
1979-1983: Adjunto en neurocirugía (Facultad de Medicina, Universidad Johns Hopkins)
1983-1984: Jefe sénior de clínica en neurocirugía (Hospital Sir Charles Gairdner, Reine Elizabeth II, Centro médico, Australia Occidental)

Experiencia profesional anterior:

1984-1991: Profesor adjunto de cirugía neurológica (Director del departamento de pediatría en neurocirugía)
1984-1991: Profesor adjunto de oncología (Codirector de sección en neurocirugía-oncología, Instituciones médicas Johns Hopkins, Maryland)
1987-1996: Profesor adjunto de pediatría (Instituciones médicas Johns Hopkins, Maryland)
1991-1999: Profesor asociado de cirugía neurológica, oncología, cirugía plástica y pediatría (Instituciones médicas Johns Hopkins, Maryland)

Ocupaciones actuales:

1984-actualidad: Director de la sección de pediatría en neurocirugía
Centro hospitalario para niños Johns Hopkins
Baltimore, Maryland

1991-actualidad: Codirector del Johns Hopkins Cleft and Craniofacial Center
Centro hospitalario para niños Johns Hopkins
Baltimore, Maryland

Junio 1999-actualidad: Profesor de cirugía neurológica
Facultad de medicina de la Universidad Johns Hopkins
Baltimore, Maryland

Junio 1999-actualidad: Profesor de oncología
Facultad de medicina de la Universidad Johns Hopkins
Baltimore, Maryland

Junio 1999-actualidad: Profesor de cirugía plástica
Facultad de medicina de la Universidad Johns Hopkins
Baltimore, Maryland

Junio 1999-actualidad: Profesor de pediatría
Facultad de medicina de la Universidad Johns Hopkins
Baltimore, Maryland


Algunos doctorados honoris causa del Dr. Carson:

1988: Doctorado en ciencias, Universidad de Gettysburg, Gettysburg, Pennsylvania

1994: Doctorado en ciencias, Universidad de Spalding, Louisville, Kentucky

2000: Doctorado en ciencias, Universidad de Ursinus, Collegeville, Pennsylvania

2004: Doctorado en ciencias, Universidad del Distrito de Columbia, Washington, DC

2004: Doctorado en letras humanas, Universidad de Spelman, Atlanta, GA

2004: Doctorado en derecho, Colegio de Medicina Osteopática de Filadelfia, Filadelfia, Pennsylvania

2007: Doctorado en ciencias, Universidad de Columbia, New York, New York

2007: Doctorado en ciencias, Universidad de San Louis, San-Louis, Missouri

Algunos premios:

1982: Premio Cum Laude
Sociedad de Radiología de América del Norte
Galardonado en el evento Exhibit en la sexagésima octava
asamblea científica anual: tumor cerebral
Investigación en tomografía y terapia
Chicago, Illinois

1987: Premio conmemorativo: Por los remarcables servicios prestados a los niños desfavorecidos
Las Sociedades continentales, Inc.
Filial de Baltimore, Baltimore, Maryland

1988: Premio al médico practicante clínico del año
Asociación médica nacional, Región II

1991: Premio conmemorativo Benjamin E.
Universidad Estatal de Carolina del Norte

1992: Premio Mission
Televisión pública de Maryland
Baltimore, Maryland

1994: Premio Martin Luther King, Jr.
a los servicios comunitarios
Hospital Johns Hopkins
Baltimore, Maryland

1996: Prix Think Big
de la escuela primaria Clara M. Pitts
Atlanta, Georgia

2007: Premio Foundation Freedom Scholar
Museo de historia afroamericana Charles H. Wright
Detroit, Michigan

2008: Medalla Presidencial de la Libertad

Algunas de sus publicaciones:

Los superventas del Dr. Carson:

• (1992) Think Big (Piense en grande), Publicaciones Zondervan Publishing. ISBN 0-310-21459-9.
• (1996) Les mains du miracle : du ghetto à la chirurgie, (Manos Milagrosas:  del gueto a la cirugía) éd. Vie et Santé. ISBN-10: 2857431996.
• (2000) The Big Picture (Gran Panorama), Publicaciones Zondervan Publishing. ISBN 0-310-23834-X
• (2008) Take The Risk (Corre el riesgo), Publicaciones Zondervan Publishing. Este libro fue apoyado por George Lucas, realizador, productor y guionista de películas entre las que se incluye la épica saga de Star Wars y la fraquicia Indiana Jones. ISBN 0-310-25973-8.
• (1990) Gifted Hands: The Ben Carson Story (Manos consagradas: La historia de Ben Carson), Publicaciones Zondervan. ISBN 0-310-21469-6.

Selección de algunos artículos y compendios del Dr. Carson:

Carson BS, Anderson J, Grossman S, Hilton J, White C, Colvin OM, Clark A. Grochow L, Kahn A, Murray K: An Improved Rabbit Brain Tumor Model Amenable to Diagnostic Radiographic Procedures. Neurosurgery, vol. 11, No. 5, 603-608, 1982

Carson BS, Anderson J, Grossman S, Hilton J, White C, Murray K, Colvin OM: Radiographic Imaging of a Rabbit Brain Tumor Model. Investigative Radiology, vol. 17, No. 4, 1982

Maria B, Zinreich J, Freeman J, Carson BS, Rosenbaum A: Dandy-Walker Syndrome Revisited. Annals of Neurology, vol. 18, No. 3, 389, 1985.

Vining EPG, Carson BS, Freeman J, Long D: Bilateral Epileptic Abnormalities: A Unilateral Cure. Epilepsia, 28: 591, 1987.

Carson BS, Brem H: Neurosurgery Update. JAMA, vol. 263, No. 19, 16 mayo, 1990

Thilo EH, Park-Moore B, Berman ER, Carson BS: Oxygen Saturation by Pulse Oximetry in Health Infants at an Altitude of 1610 m (5280 ft). What is Normal? Am J Dis Child, 145 (10): 1137-1140, 1991

Carson BS, Washington H: Health Care Reform – A Paradigm Shift. Harvard Journal of Minority Public Health, vol 2 (1), 1996.

Boatman D, Freeman J, Vining E, Pusifer M, Miglioretti D, Minahan R, Carson BS, Brandt J, McKhann G: Language Recovery after Left Hemispherectomy in Children with Late Onset Seizures. Annals of Neurology, 46 (4): 579-585, 1999

Hourani R, Horska A, Albayram S, Brant LJ, Melhem E, Cohen KJ, Burger PC, Weingart JD, Carson BS, Wharam MD, Barker PB: Proton Magnetic Resonance Spectroscopic Imaging to Differentiate between Nonneoplastic Lesions and Brain Tumors in Children. J Magn Reson Imaging, 23(2): 99-107, 2006

Lee J, Jallo GI, Guarnieri M, Carson BS, Penno MB: A Novel Brainstem Tumor Model: Guide Screw Technology with Functional, Radiological, and Histopathological Characterization. Neurosurg Focus, 18 (6A): E11, 2005

Lee J, Jalo GI, Penno MB, Gabrielson KL, Young GD, Johnson RM, Gillis EM, Rampersaud C, Carson BS, Guarnieri M: Intracranial Drug-Delivery Scaffolds: Biocompatibility Evaluation of Sucrose Acetate Isobutyrate Gels, Toxicol Appl Pharmacol, 2006

Bagley CA, Pindrik JA, Bookland MJ, Camara-Quintana JQ, Carson BS: Cervicomedullary Decompression for Foramen Magnum Stenosis in Achondroplasia. J Neurosurg, 104 (3 supl.): 166-72, 2006

Jallo GI, Volkov A, Wong C, Carson BS Sr, Peno MB: A Novel Brainstem Tumor Model: Functional and Histopathological Characterization. Childs Nerv Syst, [Epub publicada por adelantado], 2006

Jallo GI, Becker M, Liu YJ, Carson BS Sr, Penno MB: A Novel Brainstem Tumor Model: Functional and Histopathological Characterization. Childs Nerv Syst, [Epub publicada por adelantado], 2006

Ahn ES, Bookland M, Carson BS, Weingart JD, Jallo GI: The Strata Programmable Valve for Shunt-Dependent Hydrocephalus: The Pediatric Experience at a Single Institution. Childs Nerv Syst, [Epub publicada por adelantado], 2006

McGirt M, Attenello F, Chaichana KL, Weingart JD, Carson BS, Jallo GI: Duraplasty versus Cranial Decompression Alone Reduces Treatment Failure for Pediatric Chiari 1 Patients with Tonsil Herniation Caudal to C1 but Does Not Effect Outcome in Patients with Tonsil Herniation Rostral to C1, Aceptado para una presentación, Encuentro anual y tribunas orales CNS, San Diego, CA, 2007

McGirt M, Attenello F, Chaichana KL, Weingart J, Carson BS, Jallo GI: Clinical and Radiological Predictors of Treatment Failure after Suboccipital Decompression for Pediatric Chiari 1 Malformation: Analysis of 279 Consecutive Cases. Aceptado para une presentación, Encuentro anual y tribunas orales CNS, San Diego, CA, 2007.

McGirt M, Woodworth GF, Chaichana KL, Attenello F, Carson BS, Jallo GI: Ventricular Dilation Is Not a Reliable Measure of Acute Shunt Failure in Children Having Undergone Multiple Shunt Revisions. Aceptado para une presentación, Encuentro anual y tribunas orales CNS, San Diego, CA, 2007.

Schkrohowsky JG, Hoernschemeyer DG, Carson BS, Ain MC: Early Presentation of Spinal Stenosis in Achondroplasia. J Pediatr Orthop, 27 (2): 119-122, 2007

Scuibba DM, Noggle JC, Marupudi NI, Bagley CA, Bookland MJ, Carson BS Sr, Ain MC, Jallo GI: Spinal Stenosis Surgery in Pediatric Patients with Achondroplasia. J Neurosurg, 106 (5 supl.): 372-8, 2007

Selección de algunas conferencias principales:

Neuroanatomía y neurofisiología: Asociación Australiana de Enfermeras de ICU. Perth, Australia Oriental, abril, 1984

Glioma inhabitual pediátrico. Presentada en el Simposio Internacional de Pediatría Neurooncológica, Toba, Japón, noviembre, 1985

The Surgical Management of Cervico-Medullary Compression in Achondroplastic Patients. Presentada en la Primera Conferencia Internacional sobre la Acondroplastia Humana. Roma, Italia, noviembre, 1986. (Orador invitado)

Excelencia educativa y científica. Presentada en el Rotary International. Hamilton, Bermudas, noviembre, 1988

Éxito médico y responsabilidad social. Presentado durante la Jornada Martin Luther King en la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, San Louis, Missouri, enero, 1989

Cuidados de salud para las minorías en América. Grupo de estudio nacional sobre la salud de los negros, Simposio Anual de Salud, Las Vegas, Nevada, diciembre, 1991

Conferenciante a favor de la discriminación positiva. Convention Just The Beginning Foundation /Damon J. Keith, Colección de historia legal afroamericana, Detroit, Michigan, septiembre, 1998

Aspectos sobre la cirugía pediátrica con respecto a la epilepsia. Grand Rounds, Departamento de Pediatría, Centro Médico de la Universidad de Mississippi, Facultad de medicina, Jackson, Mississippi, junio, 2000

Epilepsia en pediatría. Encuentro Anual del Congreso de Cirujanos en Neurología, San Antonio, Texas, septiembre, 2000

Craneosinostosis: Controversias en los tratamientos. Encuentro Anual de Cirujanos en Neurología, Filadelfia, Pennsylvania, septiembre, 2002

Síntoma resolución con la descompresión cervico-medular en las malformaciones de la trombosis de venas hepáticas. Encuentro Anual del Congreso de Cirujanos en Neurología, Denver, Colorado, octubre, 2003.

Nunca abandonar. Neuralgia del trigémino. Conferencia Anual de la Asociación de la Neuralgia del Trigémino, Hospital universitario Jefferson, Filadelfia, Pennsylvania, octubre, 2005.

Craneopagia: Lecciones aprendidas. Neurochirurgie Stanford Grand Rounds, Centro Médico Universitario, Stanford, California, marzo, 2006

Management of Craniosynostosis. Montgomery/Prince Georges Pediatric Society Meeting. Rockville, Maryland, mayo, 2006

Becoming An Adult: Taking Charge of Your Life and Your Care. Hydrocephalus Association Meeting, Baltimore, Maryland, mayo, 2006

Bioethics Today. The S. Rexford Kennamer M.D. Distinguished Lecture Series, Universidad de Alabama, Montgomery, Alabama, febrero, 2007.

Selección nacional (americana) electrónica sobre sus apariciones en los medios:

ABC Nightline, 2002
NBC Nightly News, 2002
Charlie Rose Show, 2002
Good Morning America, 2002
Stuck on You, Breve aparición en calidad de personalidad remarcable, 2003
Tavis Smiley Show, 2005

Selección de artículos procedentes de las principales publicaciones nacionales:

Time
Newsweek
Ebony
Jet
Black Enterprise
People
Child
Reader’s Digest
Ladies Home Journal
Fortune
Ebony Man
Life
US News & World Report
Investors Business Daily
Philanthropy Roundtable


Película:


"Manos Milagrosas" en DVD desde el 8 de septiembre de 2009 (www.amazon.com o http://www.amazon.com/MANOS-MILAGROSAS-GIFTED-HANDS/dp/B00GLZYZ7M)

Citas célebres del Dr. Carson:

“Toda persona, sea quien sea, tiene problemas en la vida. Y seguirá teniendo problemas en la vida. A ustedes les corresponde decidir si estos problemas los debilitan o los hacen más fuertes”.

“Toda persona que se niega a probar sus límites, todo individuo que no desee salir de su zona de confort, está destinado a llevar una vida dentro de un envoltorio”.

“No creo que Dios nos haya dado un cerebro mejor y más complejo simplemente para que nos dejemos llevar por la brújula de otra persona o para errar por la vida sin finalidad y sin dirección”.

“Dios nos ha pedido a todos que le demos un diezmo de lo mejor que tenemos, sea lo que sea que poseamos”.

“Necesitamos explicar a la gente lo que significa vivir según principios divinos: amar al prójimo, preocuparse por su vecino y llevar una vida de servicios desarrollando los talentos divinos hasta el punto de hacerse inestimable para la gente que nos rodea”.

“Mi madre me ha inculcado profundo respeto hacia el potencial del cerebro humano y este respeto se ha hecho más grande con el paso de los años y está dotado con una actitud de admiración”.